Ocho meses del sexenio de Peña: más de ocho mil ejecuciones

COMPARTIR 
Leo Zuckermann 12/08/2013 02:02
Ocho meses del sexenio de Peña: más de ocho mil ejecuciones

En el mes de julio aumentaron  37% las ejecuciones relacionadas con el crimen organizado: de 885 en junio de este año, pasamos a mil 214 el mes pasado. Esto de acuerdo con la base de datos de Lantia, consultora especializada en temas de seguridad. Contabilizando el total de este tipo de homicidios en los ocho primeros meses del sexenio del presidente Peña, tenemos un total de ocho mil 52, un promedio de 33 por día.

En las cifras de Lantia hay una pésima noticia: se revirtió la tendencia a la baja que había comenzado en abril. Llevábamos tres meses en que consistentemente disminuían los homicidios relacionados con el crimen organizado. Pero julio fue un mes en el que se desató la violencia, de tal suerte que ha sido el peor en esta materia desde que tomó posesión Peña en diciembre pasado. Julio fue un mes negro, con un promedio de 39 ejecuciones por día.

La semana pasada esperábamos las cifras oficiales que cada mes publicaba la Secretaría de Gobernación (Segob). En este espacio habíamos celebrado que el gobierno federal publicara sus propias cifras aparte de las que generan otros medios y consultoras. Pero, con la novedad de que este mes la Segob decidió dejar de reportarlos.

De acuerdo con el subsecretario Eduardo Sánchez, se tomó esta decisión “para no generar suspicacias” de manera que los datos puedan compararse. Y es que muchos expertos habían criticado la metodología del gobierno. La Segob, por su parte, defendía sus datos a capa y espada (en alguna ocasión que mencioné las dudas que existían de las estadísticas gubernamentales en el noticiero de José Cárdenas, el subsecretario Sánchez habló al programa para argumentar la solidez metodológica de los números que ellos publicaban; incluso ofreció invitarnos a revisarlos, invitación que nunca se concretó).

Resulta un tanto sospechoso que, ahora que hubo un incremento de 37% en los homicidios relacionados con el crimen organizado en un mes, el gobierno decida ya no publicar sus datos. No obstante, la Segob anunció que presentará un nuevo formato “acordado con las organizaciones de la sociedad civil”. Gente profesional, seria y comprometida como Héctor Larios, Francisco Rivas, María Elena Morera, Isabel Miranda, Edna Jaime, Josefina Ricaño y Alejandro Hope celebraron esta decisión. Esperamos, por tanto, que el gobierno, junto con las organizaciones de la sociedad civil, presenten, pronto, datos más acertados.

En este espacio, como ya es tradición, seguiremos reportando los datos de Lantia, que utiliza la misma metodología de conteo de ejecuciones relacionadas con el crimen organizado desde hace muchos años (vale la pena decir que la discrepancia entre lo publicado por la Segob y Lantia era, hasta el mes junio, de cuatro por ciento).

Regresando al reporte de Lantia, en cuanto a la distribución regional de la violencia, los estados con más ejecuciones en julio fueron Chihuahua, con 142, Guerrero con 141, Sinaloa (117), Jalisco (85), Coahuila (79), Michoacán (72), Estado de México (67), Morelos (61), Nuevo León (52) y Guanajuato (50). Algo muy malo está ocurriendo en Chihuahua, el estado más violento del país. Cuatro de los diez municipios con más ejecuciones en toda la República se encuentran en esta entidad federativa: Juárez, que había tenido meses bastante calmados, ahora presenta 32 ejecuciones en julio; la capital, Chihuahua, 27, Hidalgo del Parral (17) y Guadalupe y Calvo (17).

Si lo medimos por crecimiento en las ejecuciones entre julio y junio de este año, destaca Durango con un incremento impresionante de 182%; Michoacán con 177%, Guanajuato (+138%),
Sonora (+113%), Guerrero (+88%), Coahuila (+68%) y Estado de México (+52%). En cuanto a Michoacán, que ha atraído la atención pública, de acuerdo con Lantia la violencia “se debe a que Los Caballeros Templarios se han enfrentado abiertamente contra las autoridades federales y estatales”. No sólo eso, la violencia de Guerrero, Morelos y el Estado de México se debe en alguna medida a su cercanía geográfica con Michoacán. Esta entidad es un foco rojo cada vez más incandescente.

Otra mala noticia del reporte de julio de Lantia es que Acapulco regresó a ser la ciudad más violenta del país, con 72 ejecuciones. Por desgracia, el bello puerto siempre está en la lista de los diez municipios con más homicidios relacionados con el crimen organizado. En julio se quedó con el primer lugar gracias a un aumento de 106% con respecto a junio. Otro foco rojo que no se logra apagar.

Así está la situación, al día de hoy, de la violencia en México.

Twitter: @leozuckermann

Comparte esta entrada

Comentarios