Ciudadanos globales

COMPARTIR 
Laura Rojas 26/01/2014 00:54
Ciudadanos globales

Esta semana tuvieron lugar dos importantes encuentros internacionales en Suiza: uno en Davos, sede del Foro Económico Mundial y otro en Montreux y Ginebra donde se celebra una Conferencia para alcanzar la paz en Siria. Es común que este tipo de eventos se perciban distantes a nuestra realidad aunque ahí se tomen o dejen de tomar decisiones que pueden afectarnos de forma directa. El clásico dicho “pensar globalmente, actuar localmente”, quiere decir que cada uno debe comprender y asumir su tiempo y lugar, y desde ahí, aportar para construir no sólo un mejor entorno inmediato sino un mundo mejor.

Tal vez algunos piensen que cuando en México la participación ciudadana a favor de causas locales de primer orden como la seguridad o el respeto a los derechos humanos es incipiente, es mucho pedir un activismo que busque resolver problemas que suceden a miles de kilómetros de aquí, sobre todo en momentos como éste en los que tenemos nuestras propias emergencias. Sin embargo, la generación de una conciencia colectiva de ciudadanía global es vital porque del buen manejo que hagan los gobiernos de retos como la redistribución de la riqueza, el control del cambio climático, o el desarme nuclear, depende literalmente la vida.

En Davos se reunieron presidentes, ministros y hombres de negocios quienes reflexionaron sobre oportunidades de desarrollo y decidieron inversiones que pueden generar millones de empleos alrededor del mundo, incluido nuestro país. Quizá lo más relevante del foro fue el escuchar más voces pidiendo una economía mundial más incluyente, donde los factores económicos no estén desligados de los criterios éticos, donde el desarrollo no sólo se mida por indicadores como el PIB per cápita, donde se apueste no sólo a la generación de la riqueza para unos pocos, sino a la creación de capacidades y oportunidades para todos.

El conflicto en Siria también debe ser un tema relevante para nuestro país, no sólo por los casi siete millones de desplazados y refugiados que sufren a causa de la guerra y que debieran ser motivo suficiente, sino por el potencial peligro regional y global que representa. Alcanzar la paz es fundamental para evitar un conflicto de gran escala, que puede dividir al mundo nuevamente en dos bloques ahora configurados en torno a Estados Unidos y Francia, por un lado, y a China y Rusia, por otro, quienes disputan importantes intereses geopolíticos y económicos. Una guerra regional traería desequilibrios graves a una economía mundial que apenas da visos de recuperación y pondría en riesgo la vida de muchas personas. 

En un reconocimiento a nuestra vocación pacifista y a nuestra experiencia como mediador para la solución de conflictos, México fue llamado a participar en esta conferencia donde ofreció asesoría técnica para la construcción de un régimen democrático y plural en Siria. Esto nos ha llevado a ser actores en una de las arenas más importantes de la política internacional actual, lo cual es bueno para el récord del gobierno, pero a la vez nos compromete a concretar acciones que corresponden al tamaño del reto. Hay mucho camino qué recorrer para que eventos como los de esta semana logren un futuro con mayor justicia y paz. Sin embargo, el mundo tiene hoy los recursos tecnológicos y económicos suficientes para hacer frente a los desafíos de la pobreza, el deterioro ambiental y el crimen organizado, entre otros. Lo que falta es voluntad política la cual sólo se concreta cuando los gobiernos se enfrentan a una clara exigencia por parte de sus ciudadanos por lo que debemos aspirar a una ciudadanía global que aunque impulse en primer lugar las causas locales, aprenda a mirar los problemas del mundo como propios.

                Politóloga. Senadora
                de la República

                Twitter: @Laura_Rojas_

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red