Transformers 4 La era de la extinción

COMPARTIR 
La Critica 10/07/2014 00:07
Transformers 4 La era de la extinción

Por Adrián Ruiz Villanueva

Un mundo alucinante en materia visual, por lo menos los primeros 20 minutos, es lo labrado en esta cuarta parte, en la que cuatro años han transcurrido desde los incidentes de Chicago, la humanidad continúa restableciéndose de la catástrofe. Tanto los Autobots como los Decepticons se han evaporado, por lo menos momentáneamente. El gobierno teje una nueva arma para la protección del mundo: utilizar desechos de los Transformers para crear los propios, con tecnología más avanzada. El encargado de llevar a cabo este proyecto es Joshua Joyce (Stanley Tucci), diseñador arrogante y de ego desmedido.

En una vida apacible, aunque con algunas deudas, situamos a Cade Yeager (Mark Wahlberg), un científico-mecánico viudo, con una hija adolescente increíblemente sexy, menuda combinación, cuyas aspiraciones de crear algo sorprendente lo llevarán a componer un tráiler, el cual resultará ser el mismísimo Optimus Prime. De aquí comienzan las persecuciones, los conflictos y el derroche de tecnología.

El nuevo líder humano de la saga, Wahlberg, provee empatía con el espectador, de igual modo y en su afición por presentar chicas sexys en los filmes, Bay consigue un acierto más en reclutar a Nicola Peltz, en el papel de Tessa, hija del héroe en cuestión, aun más se incrementa esta adquisición al mostrarla con unos shorts, que pareciera cada vez se hacen más cortos. El problema del que adolece el filme es el guión y la duración de más de dos horas y media. Ni una fotografía destacada ni los efectos magnánimos son capaces de tapar algunos capítulos que se pudieron haber reducido, algunas persecuciones que se hacen reiterativas, así como un engolosinamiento de peleas en la que, si bien es cierto que mejora a sus antecesoras, aún se ven desmedidas en su ejecución, hecho que termina por aturdir e incluso llega a aburrir en cierto momento.

Con locaciones atractivas como Hong Kong, la cinta da otra perspectiva al espectador, destacan algunos lugares; sin embargo, cuando se llegan a éstas el espectador puede estar un poco cansado debido a la redundancia de las situaciones. Otro punto a relucir son los transformers catalogados como dentro del génesis, por así decirlo, los cuales aparecen para mostrar su audacia y sagacidad, aunque queda muy de lado la trama, incluso metida con calzador. A groso modo, esta cuarta parte sigue carburando en cuanto a efectos y fotografía competen, pero llega a deshielarse debido a la duración y redundancia de su guión.

Dirige:

Michael Bay.

Actúan:

Mark Wahlberg.

Stanley Tucci.

Nicola Peltz.

Comparte esta entrada

Comentarios