X MEN: DÍAS DE UN FUTURO PASADO

COMPARTIR 
La Crítica 22/05/2014 00:00
X MEN: DÍAS DE UN FUTURO PASADO

Por Adrián Ruiz Villanueva

Xavier, Magneto, Wolverine y demás estarán envueltos en una frase que podría definir el filme a la perfección.  “El presente es consecuencia del pasado y será la causa del futuro”.

En esta ocasión, Los X-Men están a punto de ser extinguidos, todo a causa de una acción del pasado en la que Mystique es una pieza clave. Es de este modo como Wolverine, el único X-Men capaz de regenerarse, será el comisionado para emprender un viaje al pasado, el año 1973, en el que deberá reencontrarse con Xavier y Magneto, en sus versiones juveniles, para así dar albergue a la esperanza y conseguir la subsistencia de su especie.

Muchos son los aciertos. Entre ellos, cabe señalar una ejecución inteligente en la que los personajes no son unidimensionales; se toma el tiempo para presentar y profundizar en los conflictos internos de los personajes confrontándose a ellos mismos, para así deliberar las decisiones que tomaron y las que deberán realizar. Asimismo, la fórmula de Bryan Singer, quien retoma la franquicia, toma los hilos de la saga haciendo justicia al mundo mutante de Marvel, en el que la narración es fluida y se ayuda por efectos especiales pulcros y nítidos, así como de pinceladas de humor, en el que ciertos pasajes de la historia universal son retomados con cierta gracia. El cineasta es capaz de retomar algunos cabos sueltos, expuestos en el filme Primera generación, para crear una cinta redonda y sagaz para todo público.

El recurso futuro y pasado, utilizado en cintas como La máquina del tiempo o la legendaria saga de Volver al futuro, embona a la perfección. El recurso de los flashbacks aporta al desarrollo de la trama y los personajes, sin que el espectador llegue a sentirse perdido ante el cúmulo de información presentado. La acción y los mutantes lucen en todo su esplendor, sobre todo en la primera secuencia. Será  un regalo para los seguidores de la saga el ver a diversos mutantes que debutan en la cinta; uno de ellos, Sunspot, interpretado por el mexicano Adán Canto, así como las hazañas de Quicksilver (Evan Petters). Los mutantes de rigor   como Tormenta (Halle Berry), Kitty Pryde (Ellen Page) o Bobby/Iceman (Shawn Ashmore) se agradecen, así como pequeños cameos de mutantes que han tenido presencia en entregas anteriores, como Titania/Rogue (Ana Paquin),  por citar un ejemplo. No se puede omitir la presencia de Jeniffer Lawrence, quien experimenta su mejor momento, pues vuelve a mostrar el no estar peleada con las cintas comerciales y las de un público más selecto; ambos rubros los libra a la perfección. A través de Raven/Mystique, la tolerancia, el odio y la venganza serán palpables. A su vez, Hugh Jackman deleitará a las fans con la musculatura de Wolverine, sobre todo en una escena, y de una u otra forma rectificará el por qué es uno de los mutantes más queridos. En resumen, X-Men: Días de un futuro pasado, puede ser considerada como una pieza pop de gran resonancia.

Dirige:

Bryan Singer.

Actúan:

Hugh Jackman.

Jennifer Lawrence.

Michael Fassbender.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red