AMOR ETERNO

COMPARTIR 
La Crítica 25/04/2014 00:00
AMOR ETERNO

Por Lucero Calderón

Bajo la dirección de la estadunidense Shana Feste llega a la cartelera de nuestro país este remake de la cinta homónima que se estrenó hace 33 años, teniendo como actores protagónicos a  Brooke Shields y Martin Hewitt.

Aunque los involucrados de este nuevo filme, a saber los actores británicos Alex Pettyfer y Gabriella Wilde, aseguran que esta propuesta está basada en esa cinta de 1981, sí existen notables diferencias entre uno y otro. La cinta original es un poco más real y tiene arcos dramáticos más marcados que esta nueva versión que se estrenó este jueves en nuestro país. Ya lo decía Pettyfer en entrevista con este diario “nuestra película es menos dramática y más divertida”.

Seguramente esta película puede conectar con los jóvenes y adolescentes al hacer alusión a ese primer amor que uno piensa que durará toda la vida. Muchos adultos podrán recordar aquellos viejos romnces que les hicieron sentir un amor profundo e invencible, sin embargo, si uno se pone estricto, podrá ver que la película está llena de clichés, lugares comunes y situaciones poco creíbles. Como el hecho de que en una escena de la cinta el personaje de David (Pettyfer) se mete a escondidas a la casa de ella para pasar una noche romántica en la sala y después de unas horas despierta en el mismo lugar, romanceando con su coprotagonista (Gabriella Wilde) con toda la calma del mundo, cuando el espectador sabe que los padres de la chica pueden bajar en cualquier momento, rompiendo con esto la verosimilitud de la historia... ¿A poco los padres de cualquier jovencita no se levantan a ver por qué hay ruido en la sala y por qué se escuchan risas?

A todo esto se suma el elemento aspiracional al, ya que a lo largo de la trama la pareja en cuestión se la pasa disfrutando de magníficas casas, un lago privado y coches espectaculares, cosas que no son asequibles a cualquier pareja de jóvenes adolescentes. Y por si fuera poco, los protagonistas gozan de una belleza espectacular, hecho que vuelve a fungir como un factor aspiracional para todos aquellos jóvenes que muchas veces se compran ideas erróneas acerca de lo que son y lo que deben ser.

Si se quiere ir al cine a ver una historia completamente rosa, en la que el amor es capaz de transformar el mundo, esta cinta es la indicada. Seguramente esta historia hubiera podido funcionar muy bien el 14 de febrero, pero llega un par de meses tarde.

Dirige:

 Shana Feste.

Actúan:

Alex Pettyfer.

 Gabriella Wilde.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red