El TPP ¿prioridad para México?

A Estados Unidos le urge consolidar la hegemonía de la que ha gozado desde el Siglo XX.

COMPARTIR 
Julio Faesler 26/04/2014 00:59
El TPP ¿prioridad para México?

Ha sido claramente estadunidense el proyecto de extender mucho más allá de sus parámetros originales el acuerdo regional firmado en 2005 por Brunei, Nueva Zelanda, Chile y Singapur hasta convertirlo en una gigantesca área de libre comercio, el más grande del mundo, que abarcaría a la mayoría de los países de la Cuenca del Pacífico bajo el proyecto del tratado TPP.

Hasta el momento somos ya 12 los países que participamos en las negociaciones preparatorias representando 40% del comercio mundial y 60% de las exportaciones de Estados Unidos. El gobierno de ese país desearía que un número mayor se afiliase. Por el momento, el epicentro del proyecto transpacífico está en las conversaciones norteamericanas con Japón que, de tener éxito, abrirían sus mercados en una acción mancomunada lo que presionaría a los demás a hacer lo mismo.

Es obvio que la intención estadunidense es hacer del TPP un contrapeso a China. La única razón que explicaría la invitación que Washington ha extendido a Pekín sería para sujetar a China a respetar las reglas del grupo que, naturalmente, serán las mismas que rigen en la Organización Mundial de Comercio donde, por cierto, China es miembro.

El viaje que está realizado el presidente Obama a Japón y que continuará a Corea del Sur, Malasia y Filipinas, tiene muchos propósitos. Los tiempos actuales son muy comprometidos con una China que a diario da muestras de realizar una vigorosa expansión económica y política, no sólo regional, sino mundial. La creciente influencia de China es un hecho. La presencia militar de ese país se está sintiendo por ejemplo, en la confrontación con Japón sobre las islas Senkaku.

La fuerza económica de China se muestra en las compras que está haciendo en todo el mundo de materias primas agrícolas y minerales para alimentar a su población y sus industrias. En Sudamérica, la compra no sólo de ganado sino de extensiones importantes de terrenos es notoria. La presencia se nota también en sus empresas comercializadoras, como es el caso del proyectado y muy discutido Dragon Mart, en Cancún.

Ante estas realidades, Estados Unidos no son los únicos preocupados. Le es primordial fortalecer alianzas de seguridad para las que sólo él tiene la capacidad militar de ofrecer. La actual visita de Obama a países asiáticos tiene como propósito subrayarla.

En cuanto a la estrategia comercial del TPP, su efectividad depende de que el Congreso estadunidense releve de una larga discusión legislativa de cualquier acuerdo que se llegue a firmar. Hasta ahora nadie podría decir si la mayoría existente de senadores republicanos, tan mal dispuestos hacia Obama, lo quisiera hacer.

La otra realidad que ha venido a complicar el escenario internacional es el brutal empuje de Rusia en otro frente, el europeo. Las estrategias que sigue en Ucrania y su anexión sin resistencia de Crimea ponen en aguda alerta a todos los países europeos no solamente por su dependencia de suministros petroleros y de gas provenientes de Rusia, sino por la implicación que ello significa para los países del Báltico, Estonia, Lituania y Latvia, que tienen la llave de la salida de Rusia a mares templados, adicionales al del mar Negro.

A Estados Unidos le urge consolidar la hegemonía de la que ha gozado desde el siglo XX en el vasto diorama mundial. El TPP viene a cuento. No sería ilógico que, como país de la cuenca del Pacífico, Rusia también fuese invitado.

Los países latinoamericanos que participamos en el TPP, México, Perú y Chile, tenemos que saber, antes de seguir de frente, si efectivamente ese proyecto va a contribuir a nuestros intereses de desarrollo o si es preferible otro esquema regional, el netamente latinoamericano, el de la Alianza del Pacífico, que también está en la fragua. Es aquí donde debemos centrar nuestras energías que, una vez bien afirmadas, emplearíamos en el gran tablero de ajedrez global donde, por el momento, son otros los que dominan.

                *Consultor

                juliofelipefaesler@yahoo.com

Comparte esta entrada

Comentarios