Alentar

Def: Ayudar a extender las alas.

COMPARTIR 
Julia Neumann 16/05/2014 00:00
Alentar

Un “tú puedes” en el momento justo, hace la diferencia. Todos en algún momento hemos necesitado de ese aliento externo, de esa pequeña brisa que, al mezclarse con nuestros propios sueños, se vuelve un fuerte viento a favor. Soy madre y me he dado cuenta de que, en cuestión de educación, nada es más importante que hacerle sentir a nuestros hijos que creemos en ellos. Todavía estamos impregnados de ideas como ésta: el amor incondicional hace que los niños no se esfuercen lo suficiente,  pues saben que son aceptados simplemente por existir, Difiero... creo que esa naturaleza humana, la que nos eleva y nos hace sentir felices, es motivada por la experiencia del placer que se obtiene al ir descubriendo, mediante la experiencia, cada una sus capacidades. Estas nuevas generaciones vienen desde la fábrica más despiertas, sus capacidades son diferentes a las nuestras y es por esa razón que exigimos de más en incontables situaciones. Esas expectativas de ser y cumplirnos a través de nuestros hijos genera angustia y frustración. La mayoría de nosotros aprendemos a ser padres simplemente siendo hijos, mas existen muchas otras herramientas para realizar esta función que, en definitiva, debiera ser nuestra prioridad. ¿Existe otro proyecto tan importante? Cada quien tiene su propia respuesta , yo hoy encuentro ese sentido de vida justo en la maternidad. Leo libros, asisto a conferencias y me actualizo constantemente en este tema. Ser padre es ser ejemplo. Un padre que no sueña y que no vuela criará hombres sin pasiones ni sueños y, de lo contrario, un guía que vive en la fantasía, hará que esos seres aprendan a existir entre las nubes. El punto medio, el centro, le dicen otros...

Al alma se le alienta desde una mente clara y un corazón abierto.   Las pasiones son o debieran ser individuales, pero también se heredan, el amor por la vida se transmite de generación en generación únicamente por ese canal abierto por donde se conecta el alma. Cuando yo era niña la educación se basaba en el control y la autoridad, no existía la democracia que hoy reina en el ambiente familiar, sin embargo, de alguna u otra forma, los que tenemos un mundo interior propio y contamos con una dosis correcta de inteligencia, nos revelamos para buscarnos. Las cosas han cambiado. Los niños siguen confiando en que seguiremos poniendo límites y los seguiremos guiando para no perderse en este mundo que, relativamente frente a sus ojos, puede ser amenazantemente inmenso. Estemos conscientes o no, siempre mandamos mensajes a nuestros hijos, lo que intento en esta etapa de la vida es el de enviar los que estén más cerca a mis creencias de lo que es y no es correcto, cada decisión que tomamos es movida desde el amor y el miedo ... ¿por qué escogemos el segundo? ¿Por qué entonces los insultos, la falta de confianza, la rigidez, la poca tolerancia? Cada vez que veo a una persona exitosa, alegre y plena,  pienso en esas alas invisibles construidas con amor, con confianza, con respeto, pienso en esas alas fuertes que espero ayudar a hacer crecer en cada uno de mis hijos.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red