Obser-ver:

Def: ver con dirección hacia el saber.

COMPARTIR 
Julia Neumann 11/04/2014 00:00
Obser-ver:

Miramos, observamos y en ocasiones alguno logra ver... De verdad. Ver de verdad implica una mirada consciente y dirigida hacia la realidad.

Mirar afuera:

Incluso en la más ínfima fracción de tiempo del micromacrosegundo existe el atisbo, eso que mira antes de lo que se mira, o incluso después de que ya no exista. Como esa estrella que vemos todavía a unos cuantos años luz de su desaparición, y al “observerla” nos enfrentamos a la posibilidad de que en algún momento también habrá de extinguirse ese cuerpo que arde mientras habita la noche permanente. El Sol, como esos enamorados que ven sin ver y que saben que nada saben, también mira a la Luna.

Mirar adentro:

Es enfrentarse a esas conversaciones que se tienen con cada uno de los personajes y situaciones que nos habitan, los que se encargan de ir encendiendo esas antorchas que nos iluminan la conciencia.

Cerrar los ojos:

Está lo que no queremos ver y creemos que al cerrar los ojos las haremos desaparecer, pero casi siempre pasa lo contrario. Las cosas se magnifican en el imaginario... Es por eso que los niños le temen a la oscuridad, pues es ahí donde los miedos se proyectan, las brujas y los monstruos desaparecen al encender la luz, en ocasiones basta con dejar encendida una lamparita. Lo mismo pasa en relación con la ignorancia; por evadir la circunstancia, por no tener el valor de confrontar, por elegir voltear hacia otro lado y no mirar de frente y directamente a los ojos a la vida la vamos dejando pasar y nos perdemos de esos miles de milagros. La magia se manifiesta únicamente para el que observa.

Cuenta Alessandro Baricco que los ojos del mar son los barcos; de ser verdad, seguramente es desde ahí, desde la oscuridad de la pupila del marino, y aún más adentro, donde nace este bello pensamiento: “La vida se observa y se va entendiendo más tarde.”

Comparte esta entrada

Comentarios