El momento del PAN

Una de las páginas más brillantes en la historia panista está en su desempeño en el Poder Legislativo.

COMPARTIR 
Juan José Rodríguez Prats 13/03/2014 01:51
El momento del PAN

Hay momentos en la vida que nos dicen para siempre quiénes somos.

Jorge Luis Borges

 

Estimada Cecilia:

Al asumir el cargo, te expresé que eras de las personas más afortunadas del PAN en toda su historia. No lo interpretes como que todo te lo ha dado la fortuna, pues sin lugar a dudas tu perseverancia, tu trabajo y tu lealtad te han llevado a ser jefa de nuestro partido. Tienes en este momento un inmenso compromiso con nuestro partido. Como compañeros en el Senado y correligionario, quiero, respetuosamente, hacerte algunos comentarios:

1. Negar que nuestro partido atraviese su peor crisis es querer tapar el sol con un dedo. La corrupción ha carcomido toda la estructura panista, con honrosas excepciones. Desde hace algunos años, el PAN le dio prioridad a lo inmediato, olvidando lo trascendente. Cayó en lo que criticó: aspirar al poder por el poder mismo, sin cumplir el compromiso de hacer política de manera distinta. En las filas panistas se escuchaba: “Todos lo hacen” y de parte de la ciudadanía se respondía: “Todos son lo mismo”. Tu tarea fundamental es recuperar autoridad moral, tienen que emanar de tu dirigencia decisiones claras para recuperar credibilidad.

2. En el PAN vino una enfermedad crónica en los partidos políticos: grupos cerrados se posicionaron de su dirigencia y tomaron decisiones en su beneficio. Se perdió la “camaradería castrense”. Esa cerrazón excluyó a muchos valiosos militantes que han salido o están pensando en salir de nuestras filas porque sienten que el partido ya no es una buena trinchera para luchar por la democracia.

3. Los dirigentes panistas tuvieron clara su relación con el poder: apoyar todo aquello que implique la preeminencia del interés nacional y denunciar y condenar hasta la más mínima desviación y abuso del gobierno. Los presidentes panistas solían ir acompañados a las reuniones con los representantes del Estado. Tal vez el punto más relevante de esa práctica fueron las negociaciones de Luis H. Álvarez, Carlos Castillo Peraza y Diego Fernández de Cevallos con Carlos Salinas de Gortari, que condujeron a la transición a la democracia. Esta costumbre, desafortunadamente, se fue perdiendo y en muchos casos no tan sólo se establecieron acuerdos en secrecía, sino que se entró en complicidad con los titulares en los tres órdenes de gobierno, violando nuestros ordenamientos internos y atropellando los derechos de la militancia.

4. Una de las páginas más brillantes en la historia panista está en su desempeño en el Poder Legislativo. Emociona recordar aquellos discursos valientes, veraces, vehementes y bien sustentados para impulsar cambios conforme a los principios panistas y para denunciar los abusos del sistema político. El desempeño de las últimas legislaturas rompió bruscamente con esta noble tradición. Creo que puedes influir en nuestros grupos parlamentarios para enderezar el rumbo.

5. Con el paso del tiempo se ha perdido una enorme virtud: el trato amable hacia el militante. ¡Cuánto se habla hoy en día de la nobleza y de la solidaridad entre las dirigencias y sus bases! Efraín González Luna solía decir que se sentía bien en el partido, porque le daba a cada militante el valor que éste creía merecer.

6. La experiencia en la elección de los consejeros nacionales ha confirmado prácticas deshonestas. Vamos por primera vez a un proceso en el cual, desde ahora, se conocen ya mecanismos para manipular el voto.

7. En política la ocasión es fugaz. Serán dos meses en que no podrás cambiar estructuras ni viejas prácticas. Sí puedes, en cambio, mandar una señal que, como dice Luis Felipe Bravo, sería la impronta femenil para que el PAN de nuevo se empeñe en la brega de eternidad, orientada por principios y no por intereses. Que se perciba en la opinión pública que somos capaces de criticar y corregir.

Te deseo que, al concluir, disfrutes el agridulce sabor del deber cumplido.

Comparte esta entrada

Comentarios