Pergaminos

Desfilaron por el grupo grandes de la historia mexicana, como Andrés Henestrosa, Manuel Horta, Guillermo Tovar y de Teresa, Emilio Portes Gil...

COMPARTIR 
Juan Carlos Sánchez Magallán 21/05/2014 02:25
Pergaminos

Conocí a Lorenzo Rafael en la Academia Nacional de Historia y Geografía. Amigos que somos, admiro su perseverancia por ser hombre de bien y su incansable trabajo por el arte plástico. Lorenzo, en el arraigo domiciliario —víctima de una felonía—, sigue forjando bronces. Las estatuas del empresario Valentín Diez Morodo en Toluca y de Antonio Sáenz de Miera, fundador del Club de Periodistas de México en Puebla, son constancia.

Invitado por él a una comida en su casona de Coyoacán, del casi centenario grupo Los Pergaminos, surgido en 1919, a la muerte, en Montevideo, de Amado Nervo, poeta precursor del modernismo. Trasladaron sus restos a Veracruz, para cubrir la triste noticia viajaron al puerto Manuel Horta y Ernesto García Cabral quienes, durante la espera, al calor de algunos mint juleps, deciden armar un grupo citando a sus amigos habituales a reunirse cada mes evocando las tertulias bohemias.

Al paso de los años, un día empiezan a llegar los invitados a casa de Manuel Horta y su mujer, en quien la paciencia no estaba entre sus grandes virtudes, le dijo: “Manuel, ya llegaron tus amigotes, Los Pergaminos”… Así, este grupo de talentosos bautizaron con alegría y jocosidad las reuniones que tradicionalmente realizaban. Desfilando por ahí, grandes de la historia mexicana.

Escritores: Pepe Iturriaga, Andrés Henestrosa, Manuel Horta, Guillermo Tovar y de Teresa, Pancho Liguori.

Políticos: exgobernadores: Rafael Corrales Ayala, Guanajuato; Rafael Moreno Valle, Puebla; Xavier Olea, Guerrero; Jesús Martínez Álvarez, Oaxaca; Juan José Torres Landa, Guanajuato; así como Emilio Portes Gil, presidente de México, y funcionarios como Augusto Gómez Villanueva. Artistas: plásticos: Ernesto García Cabral, Roberto Montenegro, Adolfo Best Maugard, Doctor Atl, Pedro Cervantes, Miguel El Chamaco Covarrubias, Rafael Freyre, Andrés Audiffred, Pedro Ramírez Vázquez, Pedro Friedeberg, Octavio Ocampo, Luis Carreño, Miguel G. Counahan, Lorenzo Rafael.  En la música: Mario Talavera, Tata Nacho, Pedro Vargas, Claudio Estrada, Miguel Prado.  El gran mimo Mario Moreno Cantinflas. Artistas del toreo: Carlos Arruza, Silverio Pérez y Chucho Solórzano. Abogados: Alfonso Noriega, Andrés Iglesias Baillet,  Víctor Olea. Empresarios: Justo Fernández, Ángel Losada, Antonio Ariza, Eulalio Ferrer, Charles Wilson, señor y Charles junior. Científicos: Alfonso León de Garay, Santiago Genovés, Jesús Kumate. Médicos ilustres: Alejandro Reyes, Quiroz Cuarón. Banqueros: Rafael Ruiz Villalpando, Eduardo Carpizo McGregor, Manuel Cortina Portilla, Pepe Cuarón. Tres acreedores de la medalla Belisario Domínguez: Jesús Kumate, José Iturriaga y Andrés Henestrosa.

Reuniones, dice el patriarca Lorenzo Rafael, que le recuerdan las tertulias finiseculares del siglo XIX amalgamadas en el XX, en las que el ingenio y la cultura se erigían en torneo. Me consta, porque ingresados en Pergaminos José Elías Romero Apis, Miguel Ángel Porrúa y el que esto escribe, vivimos una tarde pletórica de anécdotas, poesía e historia, de recuentos de muchos ayeres.   Así felicitamos a Agustín Gasca Pliego, nuevo embajador de Suecia, Julio Faesler, Salvador Riestra, Alfredo Robert,  Ulises Casab, Alejandro González Acosta, Javier Sánchez Campuzano y muchos más.  Así recibí un bronce con la efigie de mi hijo Juan Carlos, que me hizo llorar en la alegría y estar contento en mi tristeza. Se vale, ¿o no, estimado lector?

                *Presidente del Congreso Nacional de la Abogacía

                juancarlossanchezmagallan@gmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios