Semana Santa

Más allá de la doble moral que viven los partidos, sus prácticas irritan a una sociedad agraviada y burlada por sus protagonismos. El PRD hace lo suyo al pregonarse como el impulsor de la democracia cuando a todas luces éste es dirigido por los propietarios de todas las parcelas de poder, de ahí que Los Chuchos pretendan simular una elección democrática de presidente nacional para plantar a su incondicional, Carlos Navarrete (el de menos simpatías con la militancia perredista), muy debajo de Cuauhtémoc Cárdenas y Marcelo Ebrard.

COMPARTIR 
Juan Carlos Sánchez Magallán 16/04/2014 01:20
Semana Santa

Agobiados por los chantajes del PRD y del PAN y el desprestigio del PRI capitalino, llegamos a esta semana que permite el descanso obligatorio de la mayoría de los mexicanos. Con Acción Nacional en elecciones internas para elegir dirigente nacional, sus contendientes, Madero y Cordero, se conducen en campañas llenas de lodo y strippers de espectáculo en eventos como el foro Moviendo Almas en Equidad, de 400 mujeres panistas, incluidas legisladoras locales y federales. Más allá de la doble moral que viven los partidos, sus prácticas irritan a una sociedad agraviada y burlada por sus protagonismos. El PRD hace lo suyo al pregonarse como el impulsor de la democracia cuando a todas luces éste es dirigido por los propietarios de todas las parcelas de poder, de ahí que Los Chuchos pretendan simular una elección democrática de presidente nacional para plantar a su incondicional, Carlos Navarrete (el de menos simpatías con la militancia perredista), muy debajo de Cuauhtémoc Cárdenas y Marcelo Ebrard. ¿A quién pretenden engañar con este tipo de simulaciones? Caro pagarán “sus procesos democráticos” en la próxima elección federal de 2015, donde se renovará la Cámara de Diputados.

Al PRI no le va mejor, con el escandalazo de la contratación de edecanes para sexoservicio de su expresidente capitalino, El Basuritas. César Camacho, presidente nacional del PRI, no la tiene fácil, por un lado, se le presentó la oportunidad de quitarse a un seudolíder y, por otro, esta desvergüenza puede provocar la pérdida del registro de ese partido en la Ciudad de México, así como su sede de avenida San Cosme por la figura penal de extinción de dominio. Este “energúmeno de la política” ha utilizado prácticas porriles para lograr sus aviesos fines, desde amedrentar y golpear a ciudadanos que tienen aspiraciones políticas, hasta reventar sesiones, eventos, actos, reuniones y asambleas del Consejo Político del PRI-DF, así como instalaciones de edificios delegacionales, cuando “sus peticiones políticas no son satisfechas” y, si no, pregúntenle a la exdiputada Rosario Guerra, que terminó en un hospital producto de la salvaje golpiza que recibió por pretender ser presidenta del PRI, o la exsenadora María de los Ángeles Moreno, a quien, siendo presidenta del PRI capitalino, “las hordas” le vaciaron en la cabeza un florero lleno de agua con todo y flor. Un gran número de tropelías cometió para lograr su propósito: “ser presidente del PRI capitalino”, franquicia que le permitió la salvaguarda y protección de toda su red de seguidores, provocando que la gente de buena fe se haya retirado del PRI. Por ello, “los zapatazos electorales” desde 1994, año en que entregué la presidencia del partido en la ciudad al ahora subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de Gobernación, entonces diputado Roberto Campa; 20 años de derrotas electorales por padecer a una camarilla seudopolítica que desnudó valientemente nuestra colega Carmen Aristegui. ¿Lo volverá a cobijar Campa Cifrián desde su importante posición en Bucareli? Serán las autoridades locales y su titular, procurador Rodolfo Ríos, los que tengan la última palabra. El desgaste de los partidos grandotes (PRI, PAN, PRD) permitirá el crecimiento de los chiquitos: Movimiento Ciudadano, de Dante; el Panal, ya sin La Teacher, y el PT, de Anaya, sólo si postulan a ciudadanos honorables. ¿O no, estimado lector?

                *Presidente del Congreso Nacional de la Abogacía, A. C.

                juancarlossanchezmagallan@gmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios