Año nuevo

Lo señaló con claridad la efímera presidenta del IFE, María Marván: la reforma político-electoral es “un salto al vacío”. Estos cambios incrementarán las tensiones, en lugar de disminuirlas, y crea-rán incertidumbre.

COMPARTIR 
Juan Carlos Sánchez Magallán 01/01/2014 00:00
Año nuevo

Iniciamos 2014 con incertidumbre en los temas de política y economía. La Reforma Política, aprobada por el Congreso de la Unión, recorre trámite aprobatorio en los congresos locales del país con velocidad digna de las tortugas. ¡No hay prisa! Contiene temas no solicitados por la sociedad, como el de la reelección de senadores, diputados federales, locales y presidentes municipales; sólo interesa a las cúpulas partidistas y a esa “gran fauna presupuestívora” que acostumbra columpiarse en los cargos legislativos.

Lo señaló con claridad la efímera presidenta del IFE, María Marván: la reforma político-electoral es “un salto al vacío”. Estos cambios incrementarán las tensiones, en lugar de disminuirlas, y crearán incertidumbre al otorgarle al nuevo IFE facultades discrecionales que confundirán funciones federales con locales, al atraer procesos. Treinta años llevamos en esta discusión y cuando suponíamos tener una democracia fuerte, resulta que no, “que a Chuchita la bolsearon”. Cuando la política va mal, la economía sufre el mismo efecto. Cierto, estimado lector, los señores legisladores, preocupados más por reelegirse, autoasignándose recursos presupuestales para infraestructura en sus distritos, donde se descubrió que algunos cobran diezmo, pero no piense mal estimado lector: eso lo ahorrarán junto a sus dietas, viáticos y mega bonos para gastarlo en sus futuras campañas políticas; lo hacen tan bien que “seguramente los reelegiremos por tantos sacrificios que realizan por la patria”.

El asunto de fondo contiene los sistemas de participación directa de la sociedad, como son la consulta popular, el referéndum y la iniciativa ciudadana, y esto produce mucho frío para la Reforma Energética y es posible que congelen su tránsito por los congresos estatales. Reforma Energética que debe precisar en leyes secundarias las formas de licitación y contratación con las empresas privadas nacionales y extranjeras, garantizando seguridad energética y rendición de cuentas, como el “Fondo del Petróleo”, que administrará el Banco de México. Reforma apegada más al modelo noruego que al brasileño; en Brasil, su Petrobras tiene una participación estatal aproximada de 19% de participación extranjera, 33% de inversionistas privados brasileños y 48% del gobierno, que sigue recuperando rectoría. Kuwait dejó de ser colonia inglesa, Irak le quiso despojar de sus pozos, EU intervino declarándole la guerra a Hussein hasta acabarlo, y ahora los kuwaitíes han ido recuperando soberanía de su petróleo comprando acciones de las empresas petroleras inglesas asentadas en su país. En Rusia, al privatizar hasta el vodka, Vladimir Putin sigue apretando vía impuestos a las petroleras para recuperar propiedad estatal e incluso metió a la cárcel a uno de sus propietarios. En Rusia, de la noche a la mañana unos cuantos se llenaron los bolsillos con millones de dólares y euros. Aquí en México existe el temor de que la Reforma Energética produzca multimillonarios en horas, al asignarles contratos a empresas y cuates consentidos. De ser así, en el futuro estaremos como los brasileños, kuwaitíes y rusos, tratando de recuperar soberanía energética.

Será un año más de reciedumbre popular por sobrevivir, por ir hacia el mañana, con esperanzas poco alentadoras. A ese grupo mayoritario de mexicanos depositamos la confianza en este año 2014 que iniciamos sin olvidar a nuestros lectores, a quienes deseamos un mejor año nuevo.

                *Abogado y político

                jcsanchezmagallan@hotmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios