Los pasos de López

COMPARTIR 
Joselo 17/01/2014 00:00
Los pasos de López

El próximo martes 21 de enero, el maestro Jaime López cumplirá 60 años de vida. No lo digo porque quiera balconear su edad, sino para felicitarlo, que todos aquellos que lo apreciamos, que amamos sus canciones y su forma de interpretarlas lo felicitemos. Con un pensamiento basta y si escuchan alguna de sus canciones, mejor.

Sesenta años no se cumplen todos los días. Y la mayor parte de estos Jaime los ha vivido tocando y cantando. No me sé bien su historia (a muchos de nuestros roqueros nacionales les urge una biografía, autorizada o no), pero sé que nació en Matamoros, Tamaulipas, en enero de 1954 y que a los 16 años viajó a la Ciudad de México para quedarse y convertirse en uno de los cronistas y cantautores mas interesantes de la capital.

En los 70 anduvo con los troveros, más cerca del canto nuevo que del rock, pero su amor al blues, lo desmarcó para llevarlo por otros caminos.

En 1985 salió su disco La primera calle de la soledad, y ese mismo año concursó en el Festival OTI con su Blue demon Blues, obteniendo el último lugar, pero esa presentación, fallida para los parámetros de Televisa, le abrió los ojos a muchos chamacos como yo, que lo vimos en la pantalla chica, dándonos cuenta que no todo eran baladistas y que podías hacer la canción que te diera la gana con una guitarra (acuérdense que no siempre hubo internet).

Jaime López es una figura que siempre, de una o de otra manera, ha estado presente en la música de nuestro país. En el auge del rock en español, a finales de los 80, principios de los 90, sacó su disco más mainstream (hubo hasta productores argentinos y toda la cosa) llamado simplemente Jaime López. En 1994, junto con José Manuel Aguilera, sacó Tomas de buró, que contiene la excelente Chilanga Banda. El Nordaka salió en el 99, donde hace duetos con nada más y nada menos que con Eulalio González Piporro.

Jaime nunca ha dejado de componer canciones, ni de sacar discos ni de formar grupos con amigos que quieren tocar con él. Así que su discografía cuenta con más de 20 títulos, muchos de ellos discos descatalogados, otros vueltos a editar. Y bueno, si a Jaime le falta una biografía, sin duda también le falta un box set.

Solista involuntario y entretenedor de veras, Jaime López ha sido más conocido por los covers que le han hecho a sus canciones que por sus discos. Hay gente que cree no saber nada de él, pero si han escuchado La primera calle de la soledad en voz de Cecilia Toussaint o Chilanga Banda con Café Tacvba, yo les aseguro que sí lo conocen. De ninguna otra mente pudieron salir canciones tan buenas. 

No hay compositor mexicano que utilice mejor el lenguaje que el maestro López. Sus canciones son sólo una muestra de lo que puede lograr, pues el verdadero espectáculo lingüístico sucede al escucharlo hablar. De cualquier frase o refrán conocido construye algo nuevo, sin que te des cuenta hace un pase mágico, un malabar de letras y sonidos para ofrecerte un producto distinto, jaimelopizado. Lo hace todo el tiempo y tan rápido que ahorita sólo recuerdo dos: al infinito y Mazatlán, y su famoso México creo en mí.

Tuve la suerte de compartir con él unos meses, cuando los integrantes de Café Tacvba, junto con Ramiro del Real, Andrea Balency y el Sr. González, nos convertimos en su banda de acompañamiento La Chilanga Banda. Dimos unos cuantos conciertos: dos en Guadalajara y dos en el DF. El que dimos en el Teatro de la Ciudad lo grabamos, audio y video. Ojalá que pronto podamos darle salida a ese material que está guardado bajo llave.

Por lo pronto, a modo de celebración para este sexagésimo cumpleaños, Jaime López grabó una canción, Es tan poco el amor, con la producción y arreglos de Ramiro del Real, en el estudio La Cámara Baja. Quique Rangel tocó el bajo y Ramiro guitarras, batería, Melotrón y Glokenspiel. En estos días podrán escucharla.

Hoy viernes en la noche, en la tocada que da Jaime López en El Imperial, será el momento oportuno para celebrarle su cumpleaños. Al menos las mañanitas habría que cantarle. Los Mississippi Queens, que llegaron de Monterrey para esta presentación, abren la tocada de Jaime López y su Hotel Garage.

Sesenta años no se cumplen todos los días, así que desde aquí le mando un abrazo de felicitación a Jaime López y espero dárselo en vivo muy pronto.

¡Feliz cumpleaños Jaime!

Comparte esta entrada

Comentarios