Europa en los extremos

COMPARTIR 
José Rubinstein 06/06/2014 01:37
Europa en los extremos

El voto electoral no tiene palabra de honor. Los resultados de las recientes elecciones parlamentarias europeas traslucen un radical vuelco  a favor de extremistas posturas de derecha contrarias al propósito original de la Unión Europea, enarbolando fundamentos nacionalistas, populistas y xenofóbicos. En Francia, el radical Frente Nacional —FN— conducido por Marine Le Pen se impuso al UMP, el partido de centro derecha del expresidente Nicolas Sarkozy y a los socialistas del actual presidente François Hollande. En Inglaterra, el Partido de Independencia del Reino Unido  —UKIP— representado por el fanático Nigel Farage derrotó tanto a los Laboristas como a los Conservadores del actual primer ministro David Cameron. Resultados similares ocurrieron en Austria, Dinamarca y Hungría. La nueva representación de la ultraderecha ocupará 30% de escaños del Parlamento Europeo.

La idílica integración europea, según el Acuerdo de Schengen, prevé la supresión de fronteras internas, la libre circulación de personas y el derecho de residencia en toda la Unión Europea. Veintiocho miembros con realidades distintas y complejas han apremiado la inmigración hacia los países de la UE con mayores oportunidades, desplazando a la mano de obra local.

En el multicultural continente europeo, empeñado en su unificación, en pleno siglo XXI, coexisten ocho monarquías parlamentarias: España, Reino Unido, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Dinamarca, Suecia y Holanda. Los últimos tres países citados, no obstante, ser monárquicos destacan como modelo de democracia.

Enfocándonos a España, país al que nos unen indisolubles lazos históricos, comerciales y afectivos, la súbita abdicación de Juan Carlos I a la corona, en favor de su hijo, el futuro Felipe VI, alienta la polémica sobre la permanencia de la monarquía en dicho país ibérico. Tanto el Partido Popular como el Socialista, las dos principales fuerzas políticas,  apoyan a la monarquía sin restricción, sin embargo, 62% de españoles encuestados se mostraron a favor de la referida abdicación y apenas menos de la mitad de ellos se manifestaron a favor de la monarquía. La mayor parte de voces contrarias a la continuidad monárquica son partidarios del establecimiento de la tercera República. La primera República  —1873 a 1874— sencillamente no cuajó, comenzando entonces la restauración borbónica. La segunda República inició en abril 1931, sucediendo a la monarquía de Alfonso XIII y concluyó con el fin de la Guerra Civil en abril 1939, dando espacio a la dictadura de Francisco Franco hasta noviembre 1975. A partir de entonces han sido los tiempos de Juan Carlos I de Borbón, artífice junto con Adolfo Suárez de la transición española. Destacan como momentos estelares del reinado de Juan Carlos la celebración de elecciones libres en 1977, la aprobación de una Constitución en 1978, la firma de los Pactos de la Moncloa, la legalización del Partido Comunista, así como su decisiva intervención en el fallido cuartelazo de febrero, 1981. Sin embargo, los excesos en el poder propiciaron que el rey abollase la corona: presuntas infidelidades matrimoniales, supuestos beneficios en transacciones oficiales, faraónicas cacerías, la última en plena crisis económica del país, escándalos mediáticos por posibles negocios irregulares del yerno.

La abdicación de Juan Carlos ha calado en el ánimo popular, las muestras de afecto y reconocimiento público han sido notorias. Felipe VI iniciará sus propios tiempos. La infanta Leonor, de ocho años, se convierte en princesa de Asturias y heredera del trono.

La Europa de nuestros días, acechada por problemas reales —de realidad, no de realeza— de economías disparejas, de extremas tendencias políticas e incluso de alarmantes muestras de fanatismo religioso, convive con el habituado lujo y boato de la monarquía. Crece el debate sobre la viabilidad de la onerosa figura de ornato que simboliza la monarquía. Sobre la cultura del esfuerzo,  la primogenitura en cuna real.

                *Analista

                jrubi80@hotmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red