Querido Santa:

COMPARTIR 
José Cárdenas 24/12/2013 00:57
Querido Santa:

Lo primero que mi carta le va a causar es sorpresa.

¿Cómo a mi edad sigo creyendo en usted tanto como para escribirle?

Debo decirle que a estas alturas —aún con credencial del Inapam en la mano—, todavía no muestro signos evidentes de regresión a etapas anteriores de la vida. Tampoco estas líneas son un acto de infantilismo tardío, sino más bien una forma de admitir la tradición navideña.

Cuando expresamos algunos deseos con relación a las decisiones políticas, se nos dice: “Mejor escríbele una carta a Santa Claus”. Así, pues —me dije—, hoy es cuándo. Total, si él no la lee otros lo harán… y quizá alguien cumpla mis pedidos.

Lo primero en mi lista de regalos, es la paz. Yo quiero pedirle que desarme a las guardias comunitarias; desenmascare a los políticos que a trasmano los financian… y de paso haga lo mismo con los profesores de la Sección 22 de la CNTE y sus patrocinadores desde el gobierno oaxaqueño. Ya es una vergüenza nacional frente a la cual nadie pone orden. A ver si usted o alguno de sus renos, puede.

También le pido poner un alto a los muchos narcotraficantes, los Caballeros Templarios y mafias criminales por el estilo.

Después le pediría un poco de mesura para los jilgueros del régimen. Ya sabemos todos la importancia de la Reforma Energética, pero que por favor dejen de alabarla como si sus consecuencias ya las hubiéramos recibido. Todavía faltan las leyes secundarias —lo más importante— las inversiones, y la utilidad de los negocios que todo mundo va a venir a hacer a este país.

Se lo pido porque ya andamos como la lechera, cante y cante con el jarro al hombro... a ver si no se nos quiebra en el camino.

También le quisiera pedir que a Miguel Ángel Osorio Chong le funcione mejor su estrategia contra el secuestro (se lo encargó el Presidente a fines de diciembre para ejecutarla en enero) y no le vaya a pasar como con Michoacán, donde las cosas no mejoran a pesar de tantas reuniones, asambleas, convocatorias, pactos… y promesas.

Le quiero pedir también un buen estado de salud para Andrés Manuel, quien usted sabe, antes de dar la pelea de su vida en defensa de la patria, su petróleo y su soberanía, se nos desconchinfló todito. Tanto que tuvo un infarto mudo: desde entones no dice ni pío…

Enmudeció el palenque, le cantan. Con el Peje ausente como que no hay con quién hablar de a de veras. Ni modo de sentarse a la mesa con Martí Batres o con el Pejejito. Uno no es confiable y el otro no ata ni desata.

Como no soy egoísta le pido un par de narices (amígdalas les llamaba también Hugo Sánchez) para dárselas a Miguel Ángel Mancera quien no halla cómo sacudirse de las tribus perredistas y sufre a mañana, tarde y noche —un día sí y otro también— las tarascadas del impresentable René Bejarano y su señora, la aguerrida senadora Dolores Padierna. Total, si no hay piezas de repuesto, déjele en el calcetín el Manual del perfecto quinazo y si no, del Perfecto elbazo… pa’que aprenda.

Bueno, ya no le quito su tiempo. Para este servidor suyo no le pido nada más, excepto el cumplimiento —si es posible— de todo lo anterior.

¡Bueno!, si le sobra por ahí una “iPad Air de 128GB”, pues bienvenida. Si no, pus’no… y ya.

Purgatorio: y a toda la “prole” lectora, felices fiestas. Faltaba más. Este Monje se toma un descanso, nos leemos el 2 de enero de 2014.

                josecardenas.com.mx

              Twitter: @JoseCardenas1

 

 

 

Comparte esta entrada

Comentarios