Reglas electorales aprobadas con vicios y malas prácticas

COMPARTIR 
Jesús Sesma Suárez 03/07/2014 05:56
Reglas electorales aprobadas con vicios y malas prácticas

El pasado 28 de junio se aprobaron las reformas al Código de Instituciones y Procedimientos Electorales del Distrito Federal que contienen las nuevas reglas que se utilizarán en las próximas elecciones de 2015. La intención fue armonizar dicho código con la reforma constitucional en materia político-electoral publicada el 10 de febrero del presente año, misma que obliga, a través de las leyes generales de Instituciones y Procedimientos Electorales y de Partidos Políticos, a que la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobara antes del 30 de junio dicha armonización.

Varios temas de gran relevancia son los que se tocaron en la reforma, tales como la reelección de diputados y jefes delegacionales, el cambio de régimen de las autoridades electorales, la nueva relación entre el Instituto Electoral del DF y el Instituto Nacional Electoral (INE), la modificación al régimen de partidos y el fortalecimiento de los derechos políticos de los ciudadanos. No obstante las bondades y actualizaciones que nos deja esta nueva legislación electoral, también es una realidad que el partido mayoritario lo tomó como una oportunidad para valerse de viejos vicios e introducir figuras a la contienda electoral que nada tienen que ver con la armonización que ordena la Constitución y que sin duda les favorecen sólo a ellos.

La primera de ellas se refiere a las candidaturas comunes, es decir, cuando un candidato participa en la elección con el apoyo de dos o más partidos políticos. En este tipo de candidaturas el ciudadano tienen la posibilidad de votar por todos los partidos que apoyaron al candidato, pero la reforma estableció que los votos únicamente contarían para él y no para todos los partidos políticos que participan en la candidatura común, sino sólo para el partido al cual pertenece el mismo candidato. Lo anterior claramente viola la Constitución y perjudica a todos los partidos que apoyaron con recursos al candidato, pero que no se podrán beneficiar de los votos que recibe éste. Desde nuestra perspectiva, los votos deben ser distribuidos en forma igualitaria entre dichos partidos, toda vez que fue voluntad del electorado favorecerlos de esta manera.

Por otro lado, con la finalidad de favorecer la paridad de género se determinó que en la asignación de diputados en la llamada lista “B”, el segundo lugar sería ocupado por un candidato de un género distinto al primero para irse intercalando de esta manera hasta concluir la integración de la lista. Sin embargo, aunque esta nueva disposición pretende favorecer al género femenino en pos de la equidad de género —idea que compartimos totalmente—, en realidad desconoce la validez del voto emitido por el ciudadano, pues ocasiona que un candidato que obtuvo menos votos que otro pueda llegar a ser diputado por el simple hecho de ser de un género distinto, lo cual vulnera los derechos constitucionales de votar por parte del ciudadano y de ser votado en el caso de los candidatos.

Finalmente, el partido mayoritario también impuso su voluntad, sin tomar en cuenta a los demás, para impedir que los partidos y sus candidatos contraten o adquieran espacios publicitarios en permisos administrativos temporales revocables, tales como los anuncios en parabuses y demás instalaciones de servicios públicos. Esto también va en contra de lo dispuesto en la Constitución, pues ésta sólo restringe a los partidos la contratación y adquisición de propaganda electoral en radio y televisión al establecer la facultad del INE para administrar y distribuir el tiempo del Estado en estos medios de comunicación, pero nunca hace mención de ningún tipo de restricción para que los partidos contraten o adquieran propaganda en otros espacios publicitarios.

Por lo anterior es que recurriremos a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para demandar la inconstitucionalidad de todas estas normas que imponen nuevas reglas electorales, pero valiéndose de viejos vicios y malas prácticas.

                * Coordinador del PartidoVerde en la ALDF

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red