Respeto, diálogo y paciencia

Se organizó un parlamento en el que participaron niñas y niños de toda la ciudad.

COMPARTIR 
Jesús Sesma Suárez 01/05/2014 00:00
Respeto, diálogo y paciencia

Ayer que nos encontrábamos celebrando el Día del Niño en la Asamblea Legislativa, se organizó un parlamento en el que participaron niñas y niños de toda la ciudad analizando distintos temas de su interés, tales como seguridad, salud, educación y deporte.

Lo que más me sorprendió de todo el evento fueron las ganas que mostraron todos por participar y manifestar sus ideas. No había uno solo que no quisiera hablar. Todos tenían conocimiento de los derechos y obligaciones de los niños y de la responsabilidad que en ellos se había depositado en ese momento.

Ante ello no puedo más que estar agradecido con los promotores de este importante acontecimiento. Me refiero a los diputados Ariadna Montiel y Jorge Zepeda, así como al presidente de la Comisión de Gobierno, el diputado Manuel Granados, porque nos dieron la oportunidad de refrendar la confianza en el gran futuro que le espera al Distrito Federal y a todo el país con niños tan conscientes de su realidad y tan comprometidos con su familia, su comunidad y su país.

Cuando tuve la oportunidad de platicar con ellos, les conté sobre un niño que cuando tenía 12 años le dirigió una carta al Presidente de la República diciéndole que quería prepararse para trabajar por su país y participar en la política —sin entender aún bien a bien lo que eso significaba—.

Tiempo después ese niño recibió la respuesta que tanto anhelaba y en ella el Presidente simplemente lo felicitaba y lo exhortaba para que nunca dejara de estudiar, como la mejor manera de ayudar a México. El niño siguió las recomendaciones y cuando creció tuvo la oportunidad de ser diputado y representar los intereses de muchos ciudadanos. Ese niño soy yo.

Por eso, tal como me sucedió hace 24 años, yo también los felicité y les pedí que siguieran estudiando, que defendieran sus sueños, que lucharan por sus ideales hasta hacerlos realidad y que no se guiaran jamás por caprichos personales sino por el bien común.

Y por eso también hoy les quiero decir lo mismo a todos los niños: que se preparen mediante la lectura frecuente para que el día de mañana puedan defender sus ideas y para que mediante el estudio permanente se conviertan en hombres y mujeres que se ocupen por sacar adelante a México, sin importar a lo que se quieran dedicar cuando sean grandes.

Con respeto, diálogo y paciencia lo lograrán.

                *Coordinador del Partido Verde en la ALDF

Comparte esta entrada

Comentarios