El DF debe seguir a la vanguardia

COMPARTIR 
Jesús Sesma Suárez 06/02/2014 00:00
El DF debe seguir a la vanguardia

En la primera década del siglo XXI siguen perdurando prácticas que, a todas luces, están fuera de época. Tal es el caso de la utilización de animales en espectáculos públicos que carecen de la más mínima consideración hacia ellos.

No podemos alegar ignorancia o falta de información sobre el tema. Los actos de crueldad que sufren los animales empleados en diversos espectáculos, particularmente en los circos, se encuentran debidamente documentados por medios de comunicación y en denuncias ciudadanas: el factor común es el maltrato que sufren a través de golpes, falta de alimento e incluso de administración de drogas. Estas viejas prácticas no benefician en nada el sano desarrollo humano y crean condiciones que repercuten en un mayor grado de violencia entre las personas. Recordemos que existen estudios sicológicos en donde se determina que las personas que maltratan a los animales tienen un alto porcentaje de probabilidades de agredir mortalmente a otros seres humanos.

En la Ciudad de México hemos logrado avanzar mucho en el respeto al derecho a una vida digna y libre de vejaciones para todas las especies que conviven con el ser humano, pero debemos seguir adelante. Por  ello es que ahora nos encontramos insistiendo, no sólo en el Distrito Federal, sino en todo el país, para que se prohíba en los circos el uso de animales domésticos y silvestres.

El objetivo no es sólo proteger los derechos de los animales, también lo es el salvaguardar la prerrogativa de todo ser humano a divertirse en espectáculos libres de violencia, que le permita tener un momento de sano esparcimiento sin afectar la dignidad, libertad y, sobre todo, la vida de otro ser viviente.

En este sentido es que debemos hacer todo lo posible para crear e impulsar nuevos estilos de vida que mejoren la convivencia social a través de la modificación de usos y costumbres que ya no corresponden a nuestra realidad, tal como los espectáculos circenses que utilizan animales.

Afortunadamente, poco a poco esta tendencia ha ido ganando terreno y los animales ya no pueden ser utilizados en circos que se encuentren en el estado de Querétaro y en los municipios de Naucalpan (Estado de México), Zapopan (Jalisco), Veracruz (Veracruz) y Tangancícuaro (Michoacán), gracias a la sensibilidad que los habitantes y las autoridades de todos estos lugares han manifestado por proteger a los animales.

En la Ciudad de México no podemos quedarnos atrás ni mantener un doble discurso en donde, por un lado, proclamamos el reconocimiento audaz de los derechos y libertades universales pero, por otro lado, defendemos y solapamos prácticas y actitudes anacrónicas que nos hacen ver mal ante los ojos de todo del mundo. Por eso, como ciudad capital, debemos prohibir el uso de animales en los circos para mandar nuevamente un mensaje de vanguardia y dar el ejemplo a todo el país y el mundo entero.

                *Coordinador del Partido Verde en la ALDF

Comparte esta entrada

Comentarios