Edith González, con reloj pirata

COMPARTIR 
Gustavo A Infante 28/08/2014 00:00
Edith González, con reloj pirata

Siempre es un agasajo platicar con Edith González porque además de ser una profesional es una mujer muy divertida y quien desafortunadamente hace unas semanas fue asaltada a mano armada junto con su esposo, Lorenzo Lazo, quien es un caballero. El caso es que el ratero se atrevió a declarar que el reloj que le robó a la actriz era pirata. ¡Imagínense nada más el cinismo de este hombre! Tuve que preguntarle a mi querida güera qué opinaba de esto. Fue clara al decirme que es una mentira, que el reloj no era pirata, pero no era un reloj carísimo. Hace 15 años dejó de usarlos porque precisamente fue encañonada para robarle un reloj. La entiendo perfecto, aunque también da mucho coraje que uno trabaje para comprar lo que se nos dé la gana y no podamos usarlo por la inseguridad, pero lo importante aquí es que Edith está bien y con la mentalidad maravillosa de que éste es una gran país y que somos más los buenos que los malos. Aprovechando, quiero agradecerle a mi querida Edith que sea la portada del séptimo aniversario de la revista Teve, que tengo el gusto de dirigir.

No es sorpresa la mala relación entre Rocío Sánchez Azuara y Laura Bozzo. Quiero dejar en claro que a ambas las respeto, quiero y admiro; jamás podría darle la razón a ninguna de las dos. Simplemente les contaré lo que sucedió. Me llegó la información de que para mala suerte de ambas se encontraron en un restaurante. Hablé primero con Rocío Sánchez Azuara y me confirmó que mientras estaba en una junta con algunos ejecutivos de ventas de la empresa para la que trabaja alguien le dijo que ahí estaba Laura Bozzo. Resulta que cuando ella se dirige a la salida del lugar la peruana se levanta, trata de interceptarla y comienza a gritarle varios insultos, los cuales ni siquiera quiso repetirme. Me asegura que para nada se espantó, que ni siquiera un cabello de la cabeza se le movió, pero que fue incómodo porque le dio vergüenza que en un lugar público se pusiera a gritar de esa manera. No intentó defenderse o responderle porque considera que bajo ninguna circunstancia intercambiará palabras con alguien de esa calaña. Me platicó que la gente que la acompañaba estaba muy asustada, porque además de fea era grosera y que no entendía cómo se portaba así. No puso atención a sus insultos porque afortunadamente hace ejercicios de meditación que le permiten controlarse con gente así. Yo tenía que conocer la versión de Bozzo y por eso le llamé. Me dijo que esa señora lo único que intenta es colgarse de su fama porque con su programa sólo registra cinco puntos de rating. Ella sí estaba en ese lugar, pero sólo fue a recoger a sus hermanas. Pide que no la mezclen con esa basura; que ella tiene tres hijas de un solo hombre y que nunca se ha considerado señora; que es más naca y a mucha honra. Arremete en contra de Rocío diciendo que tiene hijos de diferentes hombres y aseguró que jamás le gritó nada a la señora, quien le copia todo su formato desde hace muchos años. Terminó la conversación pidiéndome que no vuelva a mencionarle a esa señora. Me queda decir que ambas son talentosas y exitosas, cada una tiene su público que las quiere y las respeta.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red