Celso Piña

COMPARTIR 
Gustavo A Infante 31/05/2014 00:00
Celso Piña

El talento es innegable, el carisma desbordante y su estilo incomparable. Él es mi querido Celso Piña, quien me concedió el enorme honor de poder entrevistarlo. Es conocido y reconocido internacionalmente, su música ha sonado en todos los rincones del mundo, cualquier lugar en que se presenta se llena, ha hecho participaciones musicales con muchas estrellas, es una figura en toda la extensión de la palabra. Es originario de Monterrey, Nuevo León, aunque mucha gente al escucharlo inmediatamente lo relacionan con Colombia. Está muy orgulloso de su origen, es un regiomontano que ama su tierra y su país, jamás niega su raíces; por el contrario, a donde quiera que vaya, presume ser mexicano, dice que la gente en ocasiones se asombra que, siendo regiomontano, prefiera la cumbia, pero está convencido que nació para cantar ese género. Su música es una fusión, no concibo a Celso sin su acordeón, no hay nadie como él para tocar ese instrumento. Pensé que eso sólo se logra con años de estudio. En su caso, no es así, ya que su talento para el acordeón es innato, nunca tomó clases de música. Me confesó que al principio de su carrera, fue muy difícil sobresalir y ganarse un lugar, aunque afortunadamente las cosas fueron cambiando poco a poco. Uno de sus grandes fans fue Gabriel García Márquez, pero si quieres saber más acerca de la interesante vida y carrera de Celso Piña, te invito este domingo a las 8 de la noche en Cadenatres Canal 28.

Cuando leí un cartel que anunciaba una presentación en el Auditorio Nacional de Enrique Guzmán y Alberto Vázquez juntos, casi me voy de espaldas, me quedé sin aliento y después pensé que quizá se trataba de una broma, pero no es así. Todo esto es real gracias a una mente brillante, como la de mi querido productor teatral Omar Suárez que, conociendo perfectamente el negocio, logró unir a estos dos grandes de la música, quienes además no pueden verse ¡ni en pintura! No acabaría de contarles todos los escándalos y pleitos que estos queridos amigos han protagonizado desde hace muchos años, incluso en alguna ocasión casi llegan a los golpes. Sólo hubo uno que otro aventón, el caso es que sabemos de sobra que ambos se llevan muy mal y no se toleran, pero bien dicen que el tiempo cura las heridas y que después de la tormenta viene la calma. Todo parece indicar que estas estrellas podrían terminar de una vez por todas con sus diferencias. Ojalá así sea, porque a ambos los quiero y admiro. El caso es que pude platicar con Alberto, quien además me dio gusto saber que está bien de salud. Me dijo que hará un concierto con Enrique en el Auditorio Nacional, que le hablaron para proponérselo y él encantado de la vida aceptó, porque lo más importante es que se trata de trabajo, de que la gente siga escuchándolo, así que él, sin pensarlo, lo aceptó. Desconoce cuál sea la opinión de Guzmán, pero supone es la misma porque ambos, ante todo, tienen un compromiso con su público y ésta es una extraordinaria oportunidad de verlos en el escenario. Tan bien va este encuentro que incluso no descarta la posibilidad de que, en algún momento del espectáculo, puedan hacer un dueto. Eso lo platicarán, y si ambos llegan a algún acuerdo lo harán. Yo no sé ustedes, pero considero que esta concierto es imperdible. Los espero de lunes a viernes a las 11 del día en el 98.5 FM o a través de www.gustavoadolfoinfante.com

Comparte esta entrada

Comentarios