Paquita la del Barrio

COMPARTIR 
Gustavo A Infante 22/05/2014 00:00
Paquita la del Barrio

Siempre recibo con mucho gusto la noticia de que podré platicar con mi querida Paquita la del Barrio, y mire que no es cosa fácil. Resulta muy complicado entrevistarla porque no es una mujer a la que le guste hablar mucho. No se le da la facilidad de palabra; sin embargo, conmigo y, perdón que hable en primera persona, siempre ha sido cariñosa y generosa.

Disfruto mucho platicar con ella. Esta ocasión no fue la excepción, y el pretexto para verla fue que este sábado se presentará en el majestuoso Auditorio Nacional, compartiendo escenario con Marisela. No saben lo que Paquita me ha hecho reír con sus comentarios. Primero, porque cuando grabó temas con Ricardo Arjona y Alejandro Sanz aseguró no conocerlos y ahora le sucedió lo mismo con Marisela, y es que sin pelos en la lengua, cuando le preguntan si conocía a la Dama de Hierro, ella decía: “¡No!”. Paquita dice que así es su forma de ser y que siempre habla con la verdad. Le aplaudo que sea tan sincera y honesta. El caso es que en la entrevista que le he realizado hemos tocado temas dolorosos para la cantante, que siempre termina llorando, lo cual no me da gusto; de hecho, me incomoda porque no es lindo ver a una señora tan querida sufriendo. Está pasando por varios problemas, entre ellos su lucha en contra de una disquera. Desde hace años forma parte de la disquera Musart. Lleva tiempo pidiendo que le den su carta de retiro porque no ha tenido el apoyo que debería tener. Me platicó que al tema Romeo y su nieta, que es de los últimos sencillos que ha dado a conocer, no le dieron publicidad, no le hacen ningún video; ella filmó uno con su dinero y se lo compraron, pero no cuenta con ningún apoyo. Pide y suplica que le den su carta de retiro porque además ya no tiene intenciones de grabar un solo tema más con esa disquera. Decidió hablar de esto porque desea que alguien la ayude, porque su público no tiene la culpa. Ella desea seguir trabajando, cantando, pero si las cosas continúan así, sería lamentable que su música se acabara por esta disquera. Con lágrimas me lo contó. Me dolió mucho verla así. Ojalá que pueda solucionar esta situación. Me parece muy extraño que siendo una mujer que canta duro en contra de los hombres y que tiene los pantalones bien puestos, en algún momento de su vida perdonó la infidelidad de quien fuera su esposo. Le cuestioné por qué y me dijo que fue más fuerte el amor que la falta de respeto y la traición, pero el motivo más importante es que lo hizo por sus hijos; ellos no tenían que sufrir y crecer sin un padre. Lo perdonó y además eran una gran pareja. Juntos lograron muchas cosas; se llevaban muy bien, sólo que su esposo se le desaparecía cada ocho días sin saber qué hacía. Desde 2002, que él murió, no ha tenido otra pareja. Esa parte de su vida ya quedó en pausa porque así se siente bien. Está tranquila y en paz, enfocada sólo a sus hijos y a sus nietos, que, por cierto, tiene ocho. ¡No quiero ni imaginarme lo consentidora que debe ser! Los espero de lunes a viernes a las 11 del día en el 98.5 FM o a través de www.gustavoadolfoinfante.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red