Salvador Pineda

COMPARTIR 
Gustavo A Infante 03/05/2014 00:22
Salvador Pineda

Con Salvador Pineda, debo confesar, he tenido una relación laboral y amistosa con muchos altibajos, y es que como siempre lo he dicho, su carácter no es nada fácil de sobrellevar, incluso hace tiempo tuvimos una fuerte discusión: el actor estaba muy molesto conmigo porque, en alguna ocasión, él dijo Cirugía Méndez y después se arrepintió, juró y perjuró que no era cierto hasta que gracias a grabaciones le demostré lo contrario.

Le causé un enojo, evidentemente, aunque no comprendí su actitud, porque, a fin de cuentas, todos debemos hacernos responsables de lo que decimos y hacemos y él, al darse cuenta de la polémica que provocó con su comentario, quiso hacerse el desentendido. Nos la pasamos distanciados muchos años, lo lamenté, pero en una ocasión, cuando fui a ver la obra Extraños en un tren, producida por mi querido y talentoso amigo Sergio Gabriel, quien, dicho sea de paso, es un conciliador natural, éste me dijo que tratara de arreglar las cosas con Salvador. Fue por él a su camerino y se dio el encuentro. En ese momento, noté al actor un poco renuente a tener el acercamiento y lo entendí, pero con el tiempo, se fue ablandando, lo que me dio muchísimo gusto, porque, gracias a eso, se logró que pudiera tener esta plática tan divertida. Es un actor al que respeto profundamente y le estoy muy agradecido por el hecho de que haya aceptado la entrevista para el programa En compañía de…, es decir, que me haya regalado un par de horas para hablarme de su vida privada y profesional, porque sé que le cuesta mucho trabajo hacerlo. No es un actor que le guste pararse en todas las alfombras rojas, estrenos, presentaciones y que se la pase dando entrevistas; es muy cuidadoso e incluso, en ocasiones, se ha mostrado huraño con los medios de comunicación, lo cual tampoco es malo, es su forma de ser y ningún artista está obligado a hablar si no quiere. Tuve la gran fortuna de platicar con él, fue una charla, aunque usted no lo crea, muy simpática, pareciera que con la imagen que tiene toda la vida está enojado, pero no es así, es tan divertido que no lo reconocerán cuando lo vean. Platicamos de sus inicios, su niñez, pero también de las mujeres en su vida. Imagínense que hay una actriz que le gustaba muchísimo, pero que era casada. Cuando la vio, trató de pedirle su teléfono, pero ella se negó diciéndole que si la alcanzaba se lo daría. Comenzó a correr detrás de ella, logró alcanzarla y la besó apasionadamente sin importar que era casada. Si quieres saber esto y mucho más te invito a disfrutar de la entrevista En compañía de... Salvador Pineda, este domingo a las ocho de la noche en Cadenatres Canal 28.

Comparte esta entrada

Comentarios