José Eduardo Derbez, en problemas

COMPARTIR 
Gustavo A Infante 17/04/2014 00:07
José Eduardo Derbez, en problemas

No tengo la menor duda de que José Eduardo Derbez heredó lo mejor, tanto de su guapa mamá, Victoria Ruffo, como de su talentoso papá, Eugenio Derbez, y es que déjenme decirles que tiene una simpatía y una chispa muy especiales; lo trae en la sangre. Es un chavo al que aprecio porque todos lo hemos visto crecer. Es increíble ver cómo ha pasado el tiempo y la madurez que ha adquirido. Ustedes saben muy bien que no soy fan de las telenovelas, pero he visto unos cuantos capítulos de la telenovela Qué pobres tan ricos, donde él participa y tiene madera en la actuación. Para ser su primera telenovela, lo hace muy bien, y mire que su primer proyecto requirió de un gran reto y de salir de su zona de confort, porque da vida a un chavo gay, lo cual, dice, ha sido un enorme trabajo para el cual se ha preparado. Desde un inicio, la productora Rosy Ocampo, le puso las cartas sobre la mesa: le explicó el personaje y le dio tiempo para que lo pensara. Dice él que lo consultó con la almohada; sabía que no era nada fácil, y aunque no lo platicó ni con su mamá ni su papá, sí le explicó a su abuela de lo que se trataba el personaje y fue ella quien lo alentó a que lo aceptara, así que sin pensarlo aceptó el papel y no se arrepiente porque ha sido una buena experiencia, además de que comparte escena con mi querido y buen amigo Arturo Peniche, y ahí tiene buenas clases de actuación, pero además era inevitable que le tocara el tema de la relación con su papá, y es que se han hecho muchas especulaciones de que no se llevan nada bien, y es que ellos, también, con sus declaraciones, nos han hecho pensar eso. El joven actor me aseguró que nunca se han llevado mal; que más bien ha sido todo parte de un juego, pero que sería incapaz de ofender o faltar al respeto a su padre; que cuando ha hecho declaraciones que quizá pueden tomarse como ofensivas, todo mundo le reclama menos su papá; que él se toma las cosas muy a la ligera, así que es una mentira que entre ellos existan problemas. Cuando le cuestioné de sus hermanos, guardó silencio, pensó la respuesta que me daría para después decir que todo estaba bien; que es cierto que no hay una comunicación constante porque todos están en su rollo, pero tanto a Vadhir como Aislinn  los quiere y los respeta, sólo que la distancia ha impedido que haya algo más cercano. Bromeó al decir que de vez en cuando habla por teléfono con su hermano y que con Aislinn todo es a través de Twitter; que, incluso, cuando se ven personalmente no se dirigen la palabra y es que prefieren hacer públicos sus problemas en la red social y que así todos se enteren. Esto lo dijo porque su hermana, hace tiempo, en su Twitter le reclamó que no estuviera presente en el cumpleaños de Eugenio, haciendo así evidente la mala relación que existe entre ellos, así que me resulta muy complicado que estos jovencitos puedan llegar  a un arreglo y tener buena comunicación, y esto no los hace ser malas personas; lo que sucede es que hay que entender y comprender que a veces cada uno está haciendo su vida, pero son chavos y estoy seguro de que esos malos entendidos quedarán atrás, pues finalmente son hermanos.

 

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red