Camila

COMPARTIR 
Gustavo A Infante 20/03/2014 00:00
Camila

Me siento muy afortunado de que me hayan invitado a ser de los pocos periodistas que viajamos a Los Ángeles para estar en la casa de Mario Domm en Encino. Es una casa muy bonita, sin ser una residencia que te quite la respiración, pero es una casa tranquila, tiene alberca y, lo más importante, un estudio de grabación donde se hizo en su totalidad el disco. Aquí lleva viviendo Domm casi tres años. La casa la mandó a construir un cuate para su novia colombiana. Resulta que truena esta pareja y, cuando la vendedora de bienes raíces se la enseña al cantante, le encantó la idea porque, además, está en la punta de una colina, pero cuál es su sorpresa que 900 metros más de terreno eran de él, ¡y no tenía ni idea! Así que aprovechó el espacio y construyó su estudio de grabación. Me encontré con un Mario muy relajado, entusiasmado y pleno. Es la vida que siempre quiso. Él, en un momento de su vida, decidió alejarse de todo porque andaba de un lado para otro. Realizó giras muy extensas. Llevaba una vida muy ajetreada. La fama le llegó de un momento a otro. Confiesa que estuvo a punto de perder no sólo el piso, sino la cabeza, por lo cual decidió ser honesto con él mismo y dejarlo todo. Aunque critiqué mucho esa decisión, porque me parecía que tenía que aprovechar ese momento, ahora entiendo que la haya tomado. Para un ser humano no debe ser sencillo lidiar con tantas cosas. El caso es que ahora está de regreso. El próximo lunes comenzará a escucharse el nuevo sencillo Decidiste dejarme. Cuando entré al estudio me temblaban las piernas porque siempre he dicho que soy fan de Camila. Me encanta lo que hacen y lo que escuché es superior a lo que ya conocíamos, así que imagínense  la calidad de este disco. Fue, como ellos mencionan, un agradable viaje musical. No han perdido la esencia. Siguen hablando de temas de amor, desamor y traición, pero ahora con una fórmula diferente. Es lógico; ahora sólo son dos, Mario y Pablo, el guitarrista. Una de las preguntas que me daban vueltas y vueltas en la cabeza era de qué manera podrían solucionar la ausencia de Samo. Me contaron que incluso buscaron la manera de que se integrara una mujer. Se buscó un trío, un conjunto de solistas, pero se dieron cuenta de que era tan grande el espacio que dejaba Samo, que sería imposible que alguien más se integrara. Me parece de lo más leal y respetuoso que hablen así de un excompañero. Qué agradable escuchar a mi querido Domm hablando sólo maravillas de Samo. De vuelta al disco, es mucho más musical, es decir, tiene menos voz. Hay un balance perfecto entre la música y la voz. Hubo un momento donde se me puso la piel chinita porque la interpretación que tiene Domm es incomparable.

Es extraordinario lo que hace. Además está feliz viviendo con su novia desde hace dos años, y a finales de julio estará naciendo su primer hijo.

Fue una tarde muy agradable, musical y, después de escuchar el disco, tengo muy claro que no vamos a extrañar a Samo, y lo digo con todo respeto. Está tan bien cuidado y tan bien hecho este álbum, que lo menos importante será si está él o no. Estoy seguro de que ocupará, como es costumbre en Camila, los primeros lugares.

Comparte esta entrada

Comentarios