Héctor Soberón, de regreso

COMPARTIR 
Gustavo A Infante 13/03/2014 00:00
Héctor Soberón, de regreso

Siempre es bueno encontrarse con buenos amigos, el caso de Héctor Soberón es muy especial, porque lo conozco desde que empezó su carrera, desde entonces era un chavo súper alivianado, trabajador y, obvio, con muchas ganas de sobresalir y ganarse un lugar en el medio de la farándula, afortunadamente lo logró. Lo recuerdo cuando estaba grabando María la del barrio a lado de Fernando Colunga, le cuento que eran dos locos que se la pasaban golpeando a todos los que se les ponían enfrente, obvio, jugando y, además, meterse con Soberón es una grave problema, pues es un experto en artes marciales. Tengo muchas anécdotas con ellos, confieso que se me pone la piel chinita de ver que ambos lograron lo que tanto soñaron, porque además lucharon para que así fuera. Soberón fue considerado por mucho tiempo uno de los grandes protagonistas de telenovelas, era el galán de las historias, pero hubo un momento donde todo cambió y la empresa para la que trabajaba ya no le daba proyectos, su carrera pasó por muchos baches, así que se vio obligado a tomar decisiones importantes en su vida, se fue a vivir a Miami, ahí comenzó una nueva vida, hizo algunas telenovelas e incluso el año pasado estuvo participando en un programa de Telemundo como conductor, confieso me gustaba mucho lo que hacía, pero sus motivos habrán tenido para no dejarlo, el caso es que después de mucho tiempo de no verlo ni coincidir por fin lo logramos, me dio gusto verlo contento, alzando la voz para nuevos y más proyectos, porque lo único que quiere es trabajar, pero especialmente en conducción, su regreso a nuestro país es gracias a que está participando en una telenovela de Tv Azteca, pero confiesa que su gran pasión es la conducción porque es donde logra desenvolverse, ser él mismo, así que espera que pronto le den la oportunidad de conducir, ojalá que así sea, pues para ser sincero la empresa del Ajusco carece de conductores, siempre son los mismos y considero que Soberón le daría un aire fresco, ojalá le den la oportunidad. Fíjense que tengo el dato curioso de que Héctor sufre de dislexia, esto específicamente quiere decir que cambia palabras al hablar, es decir, su mente va más rápido de lo que puede conectarse con la lengua, piensa una cosa, pero dice otra, lejos de causarle problemas le ha resultado muy divertido, cuando era niño y le tocaba exponer algún tema en clase lo que hacía era redactarlo, sacar copias y entregárselas a cada uno de sus compañeros para que entendieran lo que Héctor  iba a decir, imagínense lo chistoso que debió ser. Ha pasado momentos muy duros y delicados que no es necesario recordar, pero hoy por hoy está atravesando una etapa muy plena, ya que será papá por segunda ocasión, su hija Fátima ya tiene siete años y confiesa que en realidad tenían la intención de quedarse sólo con ella, pero se llevaron la grata sorpresa, la cual reciben de maravilla porque sabe que un hijo es una bendición, así que toda la familia está feliz, estoy seguro de que ese bebé no traerá torta sino un baguette bajo el brazo y que pronto la vida le hará justicia al buen Soberón.

Los espero de lunes a viernes a las 11:00 hrs., en 98.5 FM o a través de www.gustavoadolfoinfante.com.

Comparte esta entrada

Comentarios