Raquel Bigorra

COMPARTIR 
Gustavo A Infante 01/02/2014 00:30
Raquel Bigorra

Sonriente, alegre, encantadora, sencilla y guapa. Podría seguir mencionando cualidades de Raquel Bigorra, a quien considero, hoy por hoy, la carta fuerte y la conductora más importante de Azteca.

Los que tenemos la oportunidad de conocerla no me dejarán mentir que esta mujer, con una simple sonrisa, cambia la vida de cualquiera, pero no sólo es bella por fuera, sino también por dentro. Es un gran ser humano y está clarísimo que por fin la vida le está haciendo justicia; me encanta ver que esta mujer luchona y trabajadora está cosechando los frutos de muchos años de trabajo. La conozco hace tiempo, su carrera ha pasado por muchos procesos, pero considero que hoy está en una etapa plena de su vida, la veo feliz y estable en su matrimonio, muy enamorada, pero, sobre todo, muy entregada a su trabajo. Se nota lo mucho que disfruta lo que hace y eso lo percibe el público. Pude platicar con ella y hacer una entrevista larga y tendida para mi programa En Compañía de... Estaba seguro que la disfrutaría mucho, tiene un estilo muy peculiar de contar las cosas y, además de todo, es divertida. Raquel nació en La Habana. Recuerda perfectamente cada rincón de su país, las calles que recorría cuando era una niña, la manera en que se divertía, sus amigos, la comida, ama el país que la vio nacer. Me platicó que sus padres estaban siempre muy pendientes de ella y la cuidaban mucho. Inició muy joven su carrera de modelo. Una agencia de modelos fue quien la sacó de Cuba y la llevó a Madrid, donde estuvo un largo tiempo trabajando. Su deseo era quedarse a vivir allá, pero su familia la convenció que regresara a su país y es que para ella, aunque disfrutaba su trabajo, no era fácil estar lejos de su familia, no tenía ni la mínima idea de lo que el destino le tenía preparado. Debido a su gran belleza, una agencia de modelos la vuelve a contratar, la trae a Monterrey y después llega a la Ciudad de México. Desde el primer momento supo que no quería irse de aquí, se dio cuenta de la gama de oportunidades que tenía en nuestro país para crecer y tomó la decisión de quedarse aquí. Es mexicana de corazón, porque me confesó que entiende más a un mexicano que a un cubano, sabe albures, le gusta nuestra comida, se siente mexicana, pero, sobre todo, dio muestra del gran agradecimiento que le tiene a México por la carrera que ha podido forjar aquí. Su carrera, hay que reconocer, ha sido basada en trabajo, no ha necesitado de estar en ningún escándalo para darse a conocer. Al contrario, ha tratado de tener una imagen íntegra. También hablamos de su vida amorosa, le agradezco mucho que haya tenido la confianza de abrirme su corazón y hablar de sus matrimonios. Sí, así como lo lee, me llevé la sorpresa que Raquel se casó por primera vez muy joven con un inglés que fue de sus primeros novios. Su segundo matrimonio fue con Osamu, expareja de Aylín Mújica, y su actual matrimonio es con Alejandro Gavira, también expareja de Aylín. Debido a esto y los comentarios que surgieron, ella explica si fue una casualidad de la vida. Uno de sus grandes deseos, hoy por hoy, es convertirse en madre. De eso y mucho más hablamos y por eso te invito a que disfrutes esta entrevista este domingo a las 8 de la noche en Cadenatres Canal 28, En Compañía... de Raquel Bigorra.

Comparte esta entrada

Comentarios