La pelusa en el ojo ajeno

¿Qué opera en la cabeza de una persona, que siempre actuó con normalidad, como para convertirse en Sergio Alberto Villarreal El Bailador?

COMPARTIR 
Francisco Zea 18/08/2014 01:19
La pelusa en el ojo ajeno

Esta clásica frase lanzada desde la tribuna podría ser el resumen del comportamiento de los panistas en su plenaria en Puerto Vallarta. Una pregunta que al día de hoy no me deja es: ¿qué opera en la cabeza de una persona, que siempre actuó con normalidad, como para convertirse en Sergio Alberto Villarreal El Bailador? No encuentro otra respuesta que no esté basada en una disposición ilimitada de recursos, o sea, tener la chequera abierta para dar vuelo a cualquier fantasía. Respetuosamente digo que su fantasía me parece un poco vulgar. Quizá con la misma cantidad de dinero, sin límites, yo hubiere escogido otra fiesta. Dice el diputado Trejo, el nuevo ungido por Madero, que todos somos humanos y cometemos errores, tenemos pasiones. No lo dudo, pero estas pasiones rayan en lo más corriente.  No soy mojigato y no me espanta en lo más mínimo, pero creo que tenemos que hacer varias consideraciones. La primera de carácter legal. Si la bacanal, su desmadre o como le quiera llamar, fue pagada con dinero de la fracción parlamentaria, por más invitaciones de Villarreal a ser auditado, es un ejercicio estéril, pues al no ser auditables, valga la redundancia y el juego de palabras, los recursos que se dan a los partidos no son auditables legalmente, es decir, si se lo quisieron gastar en fiestas, teiboleras, prostitutas o alcohol, no constituye ningún delito y, efectivamente, como usted lo está pensando en este momento, usted pagó las puterías de los legisladores y no le convidaron ni una pelusa de esas que estaban en el segmento anatómico de las nalgas de la acompañante del otrora coordinador parlamentario del PAN. Me queda claro, no hay conducta antijurídica que perseguir. Pero a la luz de pertenecer a un partido que en todos los estados se ha opuesto a la interrupción del embarazo, que tiene un código de ética estricto al respecto de estas estridencias del blanquiazul, se está convirtiendo en el tuboazul. Amén de estar alborotando las estadísticas del divorcio y matrimonio. Divorcio de sus mochas esposas y matrimonios de la nómina de las televisoras.

El asunto no tiene que ver con moralinas. Es más profundo. Antes nuestra clase política era mucho más mesurada para sus comportamientos “impúdicos”, hoy, borrachos de poder e inundados de dinero, sienten que pueden hacer lo que se les dé la gana. En el caso particular de Villarreal, sé que se divorció (su asunto), se le conocía una novia legisladora  por Nuevo León (asunto de los dos), muy guapa, por cierto. Pero lo importante es la creencia de que son intocables, invisibles, omnipresentes y poderosos. Con todo respeto, un video así, en donde baila pálidamente la “culebra”, no sólo a él, sino a todos los participantes los baja del pedestal y los presenta como auténticos idiotas y corrientes. Lo que queda claro es que los diputados, si sólo perciben su dieta, esos lujos no los pueden afrontar, mansiones de tres mil 300 dólares, “seños” como de la mitad de la cantidad anterior, comidas en restaurantes de Polanco como el Harry’s, es algo que, haciendo cuentas, no alcanza simplemente. Lo que, de entrada, nos llena de dudas.

Cito a mi compañero de Círculo de Ideas, Humberto Musacchio, que les refirió a estos panistas una frase demoledora: “Para qué pagar por algo que no se cobra”. O sea que, además de corrientes, son poco exitosos con las mujeres. A pesar del poder, del dinero, de la exposición a los medios, tienen que pagarle a mujeres por que los acompañen. Un adjetivo: ¡patético!

Cabe ahora la pregunta de: ¿Quién? ¿Por qué? ¿Por qué ahora? Las respuestas entrañan muchas hipótesis. Peligrosas todas, sin duda. No se ve que el video esté tomado de manera subrepticia, se ven paneos muy amplios y sin miedo. Acercamientos y hasta sonrisas de los involucrados. ¿Quién fue el traidor? ¿A quién le convenía este desprestigio? Si fue Madero, para atacar a los rivales, se dio un balazo en el pie, pues este argumento de la propensión a la fiesta de sus legisladores se lo embarrarán en las elecciones de 2015. Si fue alguien para atacar a Madero el día de la promulgación de la Reforma Energética, que por cierto tuvo un destacado discurso ese día, también se equivoca, porque le da un golpe al partido que se lo cobrarán los adversarios en la federal intermedia. Sin duda estamos asistiendo a la perredisación del PAN, sólo que aquí no hay tribus, hay famiglias. Por cierto, que alguien le diga a Calderón que no le queda el prurito santurrón. Que le recuerden sus fiestas, por ejemplo, cuando ganó la elección, en el Pajares de la Nápoles. Nada tiene de malo, pero si no es padre, que no dé misa, eso es hipocresía pura. Lo preocupante es que esta clase de neopolíticos, acceden al poder sólo para enriquecerse y poder complacer sus deseos, lejos del servicio a México, que les importa un carajo.

En el estribo.- Fue complejo y arduo el camino de las reformas en materia energética. La reforma del presidente Peña Nieto fue aprobada con el trabajo discreto y dedicado del coordinador de los diputados priistas, Manlio Fabio Beltrones. Esto pone a México en el camino correcto de la transformación económica. Lo que, por ende, se traduce en una expectativa de crecimiento para el país. Es evidente que la sola letra de la ley no asegura que Pemex o la CFE crezcan o sean, de un momento a otro, empresas que dejen ganancias y catapulten la economía nacional, las reformas se deben impulsar desde todos los factores reales del poder y eso es algo en lo que Beltrones está muy claro.

Comparte esta entrada

Comentarios