México desmadrado

COMPARTIR 
Francisco Zea 12/05/2014 01:35
México desmadrado

En este país ser madre es un deporte aun más extremo que el salto con paracaídas o sin él. Nos hemos vuelto un país de patanes con las mujeres: golpeadores, groseros e irresponsables. Basta con caminar un rato por cualquier calle y darse cuenta de las miradas lascivas, de los insultos asquerosos y la ausencia total de caballerosidad.

No obstante lo anterior, considero, sin temor a equivocarme, que las madres mexicanas son las que tienen a este país de pie y cohesionado dentro de lo posible. Son unas auténticas magas con el dinero. Con poco se las arreglan para hacer que los billetes se estiren y alcance para alimentar a toda una familia. Muchas trabajan y atienden a sus hijos, los educan, los ayudan en sus tareas escolares, los llevan y los traen, los escuchan y los consuelan. Cerca de 30% de los hogares mexicanos son encabezados por una mujer, que no obstante la obviedad de haber concebido con un hombre, éste no se hace cargo de su hijos. Y no hablemos de violencia, porque 75% de las mujeres de más de 15 años han sufrido algún tipo de violencia, en el hogar, la escuela o el trabajo. Lo patético es que el lugar que debería de ser más seguro para ellas, la casa, es en donde más sufren agresiones.

Sentado en el momento que escribo esto junto a una mujer, madre de tres hijos, de los cuales el irresponsable, gato y agresivo de su padre no se hace cargo, le pregunté: ¿qué sentimiento tienes al respecto de que el padre de tus hijos no se haga cargo de ellos? Su respuesta textual, con lágrimas casi brotando y una expresión de profundo odio, fue: “Un coraje tremendo de que a ese hijo de su puta madre le valgan madre sus hijos y mucha culpa, por haber escogido tan mal a su papá y darles tanto dolor. Un cabrón que, además, se ha vuelto un papá que esconde incluso su dinero para que no le llegue a sus hijos”.

Según el INEGI, de las mujeres de más de 15 años, con por lo menos un hijo nacido vivo, 44% trabaja y, de ese total, 97.9% combina su actividad como madre y el trabajo. La radiografía de la maternidad ha dado un salto impresionante de 1960 a la fecha, globalmente el promedio de hijos por madre pasó de 7 a 2.4. Esto está causando un problema adicional que es el envejecimiento de la población y sus consecuencias.

Resulta paradójico, pero cuando pierdes a tu madre, es cuando cobras más conciencia de la importancia de ella en la vida. No imagino una madre solapando una ratería de su hijo, una cobardía como pegarle a una mujer. Por ello me cuesta trabajo pensar que nuestros políticos tengan madre. Por eso no puedo entender a tanto gobernador ladrón. ¿Tendrán o no madre? ¿En algún lugar, cielo o tierra la madre de Granier sabría de sus 300 trajes y sus chorro cuantas camisas y zapatos? En algún lugar la de Reynoso Femat se habrá enterado que su “hijito” desviaba el dinero para la salud de los hidrocálidos a su cuenta, y que hoy tiene 30 millones para pagar una fianza. La de Oliva sabrá que tiene una casa en León de diez millones de pesos cuando en seis años sólo ganó nueve millones y era un “sencillo” periodista. Les falta madre o les sobran cataplines para ser tan rateros. ¿Seremos un país sin madre? O será sólo una característica de algunos políticos.

Hoy escribo esta columna sentado en el mismo lugar, en la misma silla en la que el 26 de abril de 2012 tuve la última plática con mi madre. Vi por última vez su sonrisa, me miró a los ojos con ese amor que sólo ella, bueno y cualquier madre, podía hacerlo. En el mismo lugar que me tomé con ella una copa de vino tinto. En el mismo sitio en donde en sus brazos me sentí seguro por última vez. En función de ella y su recuerdo trato todos los días de dar mi mejor esfuerzo por comunicar y decir la verdad. De lo que conozco y creo. Su recuerdo y su ejemplo creo que nunca me dejarían actuar de otra manera. ¿Será que los ladrones, políticos, narcos, violentos y asesinos no tienen madre? Como diría mi hermano: “Son hijos de tía”. Desmadrados y desvergonzados. Tengan tantita madre, aunque sea un gramo.

En otro tema, en la Cámara de Diputados están a expensas del trabajo en el Senado, en donde el padre del secuestro de las leyes secundarias en materia electoral, telecomunicaciones y energía, Roberto Gil, ha advertido que su grupo no va a aprobar nada hasta que pase la elección interna del PAN, el próximo 18 de mayo. A nosotros los ciudadanos, y aprovechando el día, nos vale progenitora su elección interna. Les pagamos para que trabajen. No para que suspendan sus trabajos. Según algunos panistas, decían que su problema es que Preciado los tenía secuestrados en reuniones para que no trabajarán en la campaña de Cordero. Manlio Fabio Beltrones ha declarado que confía en que sean aprobadas las normas secundarias en estas materias en periodos extraordinarios antes de que concluya el primer semestre del año. Beltrones está convencido y trabajando para que estas leyes y reformas se aprueben con amplios consensos y, además, ha logrado avances importantes.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red