Reforma sin mentiras

Respeto mucho a aquellos que están en contra, pero me gustarían más argumentos reales y menos dogmas.

COMPARTIR 
Francisco Zea 09/12/2013 01:42
Reforma sin mentiras

Estamos, en este momento, a mitad de la muy importante discusión de la reforma energética. Y respeto mucho a aquellos que están en contra, pero me gustarían más argumentos reales y menos dogmas. Escuchar el posicionamiento al respecto, en voz de Dolores Padierna, fue un espectáculo lamentable. Empezando por la falta de credibilidad de la señora Padierna al ser esposa del vulgar raterete de Bejarano. Recuerdo con precisión que el día que Brozo presentaba los videos de su muy ligudo esposo, al tiempo entrevistaba a Dolores Padierna, que primero me colgó el teléfono y después sólo sollozaba desconsolada al “enterarse” de que su maestro era un ladrón.

Si el PRD quiere elevar el nivel de la discusión de la Reforma Energética, tiene que presentar razones y hechos, de la mano de la gran cantidad de mujeres y hombres serios y talentosos que militan en sus filas, y no de esta agitadora profesional, que su actividad política la basa en el chantaje y la presión.

Ningún gobierno de izquierda o derecha ha sido buen administrador. Para qué queremos un Pemex con el sindicato que encabeza el raterazo de Romero Deschamps, enquistado en la toma de decisiones de la paraestatal. Esto, sin tomar en cuenta que no hay empresario en su sano juicio que se interese en comprar una empresa obesa y poco productiva, cuyo único éxito en materia de refinación radica en una planta ubicada afuera de México. Aunque de hecho nadie ha puesto sobre la mesa esa propuesta.

La discusión es de tal seriedad, que me parece que no acepta mentiras. Una de ellas, relacionada con la modificación a la Constitución, que, según los opositores a la medida, permitiría que el petróleo sea privatizado, según ellos defendiendo el legado de Cárdenas. Importante dejar claro que la Expropiación Petrolera nunca tuvo que ver con el petróleo, que siempre ha estado constitucionalmente en propiedad de la nación. Cárdenas expropió la industria petrolera, es decir, los fierros con los que se extraía el petróleo y se refinaba.

Pero no hay reforma que valga si se va a conservar la desenfrenada corrupción y la absoluta ineficiencia de esta paraestatal, como muestra lo que ha pasado con una empresa estatal como PDVSA. Cuando llegó Chávez al poder, era litro por litro la empresa petrolera más eficiente que existía. El costo de extracción y producción era el más bajo de todo el mundo. Hoy en día ya desapareció de la lista. En aquel entonces, PDVSA era la segunda petrolera mundial, debajo de la Saudí. Hoy no está ni entre las primeras diez. En los tiempos en que llegó Chávez, PDVSA era más grande que las famosas siete hermanas; hoy sólo es su sombra.

Yo quiero escuchar en medio de esta discusión cuáles son las modalidades de contratos propuestas. Si debemos o no compartir riesgos y ganancias en la exploración de aguas profundas. Si se puede o no adquirir la tecnología para la extracción de riesgo en el Golfo de México. No quiero mentiras ni de un bando ni del otro. Aspiro a una discusión de altura y nivel, con expositores que conozcan puntualmente el tema, y no grillos improvisados que sólo quieran asustar a la gente con el cuento de la venta de Pemex, o con la gran mentira de que ésta es la reforma salvadora de la nación. Desgraciadamente no veo quién tenga la altura de miras para ubicar esta discusión en el nivel que necesita este país.

De las acciones de resistencia civil no me espanto. Mientras sean como hasta el día de hoy, sin violencia, son legítimas manifestaciones de inconformidad y una prueba para el gobierno capitalino, cuyas incapacidades llegó a exhibir este asunto.

Hay que recordar que el antecedente de esta reforma fue la negociación de la Reforma Política, cuyos puntos torales fueron, entre otros, la integración del Instituto Nacional de Elecciones, el otorgamiento de mayores facultades al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y la transformación de la PGR en la Fiscalía General de la República con la consiguiente autonomía. Esta reforma fue en gran parte lograda por la conducción y oficio político del coordinador de la bancada del PRI en San Lázaro, Manlio Fabio Beltrones.

En ese mismo sentido, Beltrones declaró que el PRD debe reconsiderar su postura de salir del Pacto por México, pues su salida es un golpe directo a la creación de instrumentos para disminuir la pobreza e impulsar el crecimiento económico. Dijo que los tiempos demandan responsabilidad y madurez de los actores políticos.

En el estribo.- Nuestros políticos deberían entender lo patético que resultan las “espontáneas” manifestaciones de apoyo de “ciudadanos” que solitos se organizan para asistir a los mensajes de los gobernantes. Se ve charro. Resulta ridículo. Nos regresa al estadio musáceo. En algún momento de su mareo, resultado del poder: ¿Creerán que esas manifestaciones son resultado de su exitoso ejercicio administrativo? ¿Sus empleados abonarán a esto?

Comparte esta entrada

Comentarios