'Autodefensa': vida, seguridad ¿y privacidad?

El derecho a no ser penetrados por el Estado irrumpe en la vida privada, que podría afectarnos por la geolocalización de los celulares

COMPARTIR 
Francisco Javier Acuña 19/01/2014 01:08
'Autodefensa': vida, seguridad ¿y privacidad?

La emergencia ha llegado a medidas extremas, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en decisión polémica, ha reconocido la validez de la geolocalización de celulares habilitando a los procuradores y fiscales —sin previo permiso del juez— a exigir reportes inmediatos de ubicación de equipos en situaciones de grave peligro para la vida de sus titulares.

Acaso en remedio provisional para un contexto de señales de anemia republicana, en tanto la legalidad se dobla amenazada por la impunidad agresiva, brotan expresiones como los grupos de autodefensa o guardias blancas que, paradójicamente, se suman al fenómeno envolvente de la narcopolitica; esos vengadores emergentes de la justicia comienzan o culminan engrosando la siniestra colección de agentes formales e informales del narcopoder.

Se destruyen los imaginarios bandos antagónicos de la legalidad: la pugna entre policías y criminales, se anulan las predicciones entre “el bien y el mal” y sus actores en teórica confrontación se funden, se confunden. En paralelo, la importancia de la transparencia y la rendición de cuentas aumenta. Esa hazaña que hace posible un escrutinio ciudadano sobre el quehacer de los gobernantes (incluido el hacer, mal o bien sus tareas u omitirlas con consecuencias leves y graves).

Por eso, en ese entorno dramático hay cabida para la transparencia como antídoto a la nebulosa dañina, capaz de aliviar el agobio social que por angustia e impotencia repudia cualquier justificación del Estado y la democracia.

La energía pública que mueve la causa democrática de la transparencia se torna en poderoso reclamo a la ineficacia de las más graves responsabilidades de las autoridades públicas como son el garantizar el derecho a la vida en comunidad, las libertades esenciales de las personas incluido el derecho a la privacidad, el derecho a no ser penetrado por el Estado y sus controles que irrumpen en ese territorio sagrado de la vida privada (un espacio que sólo sus participantes pueden compartir o callar u olvidar) y que podría ser burlado por la geolocalización de los celulares en el caso que arriba mencionamos.

El InfoDF, órgano garante de la transparencia capitalina, como parte de la Comaip organiza el 28 de enero el evento nacional más trascendente para conmemorar el Día Internacional de la Protección de Datos Personales y en medio de ese privilegiado foro de expertos, autoridades federales y locales de todo el país, así como activistas de la causa, debieran surgir incentivos para apurar la promulgación de la reforma constitucional que ensanchará el derecho a la información en México (mejor conocida como IFAI).

                *Analista

          Twitter: @f_javier_acuna

Comparte esta entrada

Comentarios