Consejer@s locales: ni improvisad@s ni recomendad@s

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 20/08/2014 00:19
Consejer@s locales: ni improvisad@s  ni recomendad@s

Durante un prolífico periodo de maduración, en las últimas dos décadas, las entidades federativas fueron construyendo con distintos tonos y ritmos sus propios procesos de transición democrática. Si bien, la alternancia del Poder Ejecutivo en 2000 se llevó todos los reflectores en muchas regiones del país, cientos de mexican@s se fueron especializando en materia electoral, creando una nueva generación de especialistas, entrenados en el fragor de las elecciones.

La Reforma Político-Electoral impulsada por el PAN fue considerada desde su gestación como un remedio a la indebida intromisión de los gobernadores en los procesos políticos. La racionalidad de la misma residió en la premisa falsa de que los institutos locales predeterminaban el resultado de la elección y que éste no estaba conectado directamente a la voluntad de l@s electores, a los aciertos de los candidat@s y a los propios errores de l@s derrotad@s.

Toda vez que la reforma fue una “moneda de cambio” para conseguir los votos blanquiazules en la Reforma Energética, el PRI decidió apoyar el nuevo diseño constitucional y legal, estableciendo una nueva distribución de competencias para la organización de las elecciones. Aunque no se centralizaron todas las funciones en el INE, sí se nacionalizaron diversas atribuciones que previamente estaban supeditadas al ámbito local.

Al nacer el INE, se le sumaron 74 nuevas atribuciones, de las cuales 53 son de carácter nacional. Quizá la más delicada y trascendente de estas responsabilidades es la que se refiere a la facultad del instituto de designar y remover a quienes organizarán los comicios en todos los estados del país.

Lo anterior significa que el consejo general deberá nombrar, a más tardar el 30 de septiembre, a 119 consejer@s electorales locales de las 17 entidades que tendrán elecciones en 2015. Con posterioridad a esta fecha, el INE deberá designar también al resto de l@s consejer@s para los procesos de los años venideros.

El proceso de selección ha sido diseñado íntegramente por el INE, buscando en todo momento “aislar” a la institución de influencias externas o padrinazgos políticos que pudieran restar credibilidad al concurso público que se viene llevando a cabo con la participación de dos mil 951 aspirantes. Para ese propósito se diseñó una ruta de evaluación técnica en el que el Ceneval aplicó un riguroso examen del que sólo 900 pasaron a la siguiente etapa.

L@s “sobrevivientes” deberán ahora escribir un ensayo de carácter presencial sobre distintos temas electorales que será evaluado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, a través de un notable grupo de académicos que determinarán la calidad argumentativa de quienes aspiran a cargos tan delicados para el futuro de la democracia.

A partir de esta evaluación, los partidos tendrán el derecho de opinar sobre l@s candidat@s y sus resultados, abriendo un proceso político de vetos que seguramente se presentará si se percibe que alguna persona genera desconfianza por sus nexos o trayectoria. Cuando se complete esta etapa, corresponderá al INE determinar una lista final de 21 aspirantes por entidad federativa y una serie de entrevistas personales para seleccionar a los mejores perfiles.

BALANCE

Hasta el momento, este novedoso concurso ha permitido hacer una “criba técnica” que era indispensable para seleccionar a individuos calificados profesionalmente para ocupar el rol de consejer@s electorales locales. Como era de esperarse, hasta el momento, las mejores calificaciones las obtuvieron aquell@s que tienen experiencia previa en cada una de sus entidades.

Es natural que en concursos de este tipo, el expertise cuente en una disciplina cada vez más especializada como son los procesos electorales. A nadie debería sorprenderle que muchos de l@s consejer@s en funciones o servidores públicos que ya se encuentran trabajando en los institutos locales sean l@s triunfadores. La experiencia, el prestigio y la inteligencia emocional son insustituibles. Nada le haría más daño a esta reforma que llegaran improvisad@s o recomendad@s incapaces. Estoy seguro de que el INE lo impedirá.

                Twitter: @pacoguerreroa65

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red