Al final, el PAN cumplirá

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 25/06/2014 01:19
Al final, el PAN cumplirá

La crisis política de 1988 despertó el apetito de poder del PAN. El crecimiento urbano de la presencia blanquiazul, gracias a Manuel Clouthier, colocó a l@s discípul@s de Gómez Morin como una fuerza política en posición de legitimar el polémico triunfo del partido oficial.

Su transformación en “fiel de la balanza” significó el inicio de una compleja relación con el PRI, que a lo largo de 26 años ha tenido episodios variopintos que van desde la colaboración hasta ciclos de crisis y distanciamiento. Ahora, ante la dificultad de encontrar puntos de coincidencia con la izquierda, el PAN decidió asociarse con el partido del presidente Peña Nieto en temas tan cruciales para el sector empresarial, como para la Reforma Energética.

Con excepción de la Reforma Fiscal, tomando ventaja de su posición estratégica, l@s panistas han manejado los tiempos de las reformas, sabedores de que su voto en las negociaciones es indispensable para avanzar antes de que inicie el año electoral en octubre.

A pesar de que el PRI en el Senado cumplió al PAN congelando la reforma al artículo 87 de la ley de partidos, a cambio de que sus legislador@s votaran las reformas aún pendientes, los coordinadores blanquiazules insisten en postergar la aprobación de las leyes energéticas y de telecomunicaciones hasta la primera semana de julio, por razones estrictamente tácticas.

El retraso en la agenda de los próximos días, acordada con el PRI, está asociado a la desconfianza panista sobre la aprobación de la Reforma Político-Electoral en los 17 congresos locales. Es sabido que el PRI mantiene la mayoría en dichas entidades y que sus gobernadores fueron excluidos virtualmente de las negociaciones previas en la materia.

L@s perredistas han fustigado la actitud dilatoria del PAN. El senador Miguel Barbosa ha señalado que “el PRD se opondrá a que el Congreso de la Unión sea rehén de los caprichos políticos de los grupos parlamentarios” y que resulta inconcebible que la Cámara de Senadores quede a expensas de la voluntad de un solo partido. Ante la insuficiencia de los votos de la izquierda, el reclamo sólo tiene valor testimonial.

La autoexclusión de la izquierda en temas energéticos ha dejado el campo libre al PAN para marcar la cadencia y la ruta de las próximas semanas. A fin de cuentas, por más excusas que se inventen, llegará el punto en que el PAN brinde su apoyo al PRI y se apruebe la legislación pendiente.

La decisión estratégica de colaborar con el régimen es una apuesta consistente de l@s panistas desde 1988, gracias a la cual han obtenido beneficios tanto electorales como programáticos. La derecha apoya la apuesta por la transformación energética porque siempre ha defendido los intereses fundamentales de la inversión privada.

Los retrasos y condicionamientos por parte del PAN buscan, en el fondo, “maximizar” sus ganancias en el terreno político, bajo la falsa premisa de que un nuevo modelo comicial generará una cancha más favorable para competir en las elecciones locales.

Lo que no considera el planteamiento panista es que la evidencia demuestra que los resultados en las entidades federativas no dependen de quienes organicen o juzguen los comicios, sino de la calidad de l@s candidat@s y la evaluación ciudadana de la gestión gubernamental, factores que pesan definitoriamente en el sentido del voto de la población.

BALANCE

La reticencia del PAN a completar las reformas que iniciaron en 2013 no está atada a convicciones ideológicas de fondo. Las tácticas dilatorias buscan asegurar la aprobación de la Reforma Político-Electoral pendiente, haciendo “manita de puerco” a los poderes locales para que se modifiquen constituciones estatales y códigos electorales antes del 30 de junio.

Tarde o temprano, el PAN cumplirá con los compromisos del Pacto por México para sellar un episodio más de “asociación estratégica” con el PRI. Ha sucedido con otras reformas. Los 26 años de construcción de mayorías legislativas entre ambos partidos acreditan que a pesar de chantajes y tácticas dilatorias, al final, los intereses comunes prevalecerán. Sin duda, el PAN cumplirá.

                Twitter: @pacoguerreroa65

Comparte esta entrada

Comentarios