Órganos locales: prueba de fuego para el INE

Existe confianza en que el instituto sabrá construir una convocatoria pública atractiva y un concurso creíble y confiable.

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 04/06/2014 02:45
Órganos locales: prueba de fuego para el INE

La ley secundaria en materia electoral modificó sustantivamente el proceso democrático en las entidades federativas. Fiel a una visión centralista, el Congreso mexicano amputó de los estados su capacidad decisoria, extrayendo de su sistema nervioso central, la facultad de sus congresos para designar a integrantes de los otrora institutos locales.

Estas modificaciones significan la creación de un modelo novedoso de integración y distribución de competencias de autoridades electorales administrativas y jurisdiccionales. Este cambio implica una intervención decisiva por parte del INE en los procesos locales, que se condensará en el nombramiento de l@s consejer@s de las entidades federativas, por una mayoría de ocho de 11 de l@s inquilin@s con voto que habitan en Viaducto Tlalpan.

La legislación establece que en los procesos electorales locales cuya jornada electoral se realice en 2015, el Consejo General deberá desarrollar el proceso de designación de los integrantes de los consejos generales de los órganos locales, a más tardar el 30 de septiembre de 2014.

Para cumplir con esta tarea, el órgano electoral deberá acreditar, de manera pulcra y transparente, un ejercicio de alta política que implica conformar por consenso la Comisión de Vinculación con los Organismos Electorales Locales, que tendrá la delicada labor de procesar la selección de l@s consejer@s que organizarán, en primera instancia, las elecciones locales de 2015.

Este tramo significa una etapa muy delicada de transición política, que deberá traducirse en un proceso de selección que brinde certeza de que los miembros del INE han podido actuar en plena libertad, ajenos a cualquier presión, venga de donde venga. Existe confianza en que el instituto sabrá construir una convocatoria pública atractiva y un concurso creíble y confiable.

En diversos espacios, actores políticos, orientados por sus intereses particulares, han exacerbado los efectos del proceso de designación de quienes integrarán los órganos públicos locales. Persiste la falacia de que el resultado de las elecciones depende sustantivamente de quien las organiza.

La evidencia de los últimos años señala que triunfos y derrotas son directamente proporcionales a la calidad de las campañas y a la evaluación ciudadana de los gobiernos. Es exagerado y desproporcionado pensar que el resultado depende de quienes participan en la organización de los comicios. Con frecuencia, los perdedores recurren al recurso barato de atribuir sus derrotas al árbitro, sin reconocer que sus descalabros están atados a su propia incapacidad.

Reconociendo que el proceso de designación de l@s futur@s consejer@s locales será complejo y sujeto a un escrutinio sin precedentes, Lorenzo Córdova, presidente del INE, trabaja con sus colegas para organizar un proceso de selección “a prueba de balas” para las 17 entidades que tendrán elecciones durante el año próximo.

Escoger a l@s mejores consejer@s locales será, sin duda, la primera prueba de fuego para la nueva alineación del recién creado órgano electoral. El reto reside en construir un proceso de selección confiable que refleje que el INE está a la altura de las expectativas de ciudadanos y partidos.

BALANCE

Por la sólida trayectoria del órgano electoral nacional, tengo confianza en que sus miembros sabrán sortear las presiones y los obstáculos para escoger hombres y mujeres que conjunten solvencia técnica con experiencia en el terreno de juego. A pesar de la centralización, impuesta por los partidos, en todos los estados se cuenta con perfiles suficientes para escoger cuadros probados y profesionales.

Conforme se acerca 2015, gobernadores, partidos políticos y futuros candidat@s incrementarán su presión sobre el INE. Esto no es nuevo; por fortuna, gracias a su autonomía, l@s consejer@s tienen herramientas para actuar con sagacidad e inteligencia. 23 años de tradición democrática, heredada del extinto IFE, garantizan un buen porvenir para la nueva institución. No habrá presión que valga.

                @pacoguerreroa65

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red