El Mundial y las reformas

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 28/05/2014 01:30
El Mundial y las reformas

En un mundo globalizado las naciones compiten por colocar a sus economías en condiciones atractivas para el turismo y la inversión. En 2010, Sudáfrica se vistió de gala para organizar la Copa Mundial de futbol invirtiendo tres mil 700 millones de dólares (mdd) en obras de infraestructura. En la misma ruta, Brasil ha invertido casi cinco mil mdd en la renovación y construcción de 12 estadios. Estas cifras palidecen ante la inversión de más de 50 mil mdd hecha por Putin para los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi.

Estos eventos concitan la atención de grandes segmentos de la población que ven, en estas cumbres, la oportunidad de admirar a l@s mejores del mundo en el punto más alto de su disciplina. Desde el partido inaugural, el 12 de junio, hasta la disputa por la gran final, el 13 de julio, todos aquellos que somos aficionados al futbol haremos el mejor esfuerzo para no perdernos los duelos de nuestro interés, sin descuidar nuestras responsabilidades. Nadie en su sano juicio pensaría en suspender su actividad laboral sólo porque hay grandes partidos de futbol.

A 15 días de la apertura del Mundial, el país está entusiasmado por el “banquete futbolístico”, que sólo se presenta cada cuatro años. Sin embargo, en la cancha de la política, los partidos están pensando en un juego diferente. Por un lado, existen voces que demandan que ante la desaceleración económica es indispensable que durante el próximo mes se concluya con la aprobación de la legislación secundaria en materia de telecomunicaciones y energía. Por el otro, la izquierda quiere congelar el balón y postergar los debates y las votaciones hasta que concluya la justa mundialista.

El gobierno del presidente Peña Nieto insiste, con razón, que el país no logrará crecer a las tasas que necesita, a menos que se complete a la brevedad el ciclo de reformas estructurales que comenzó en 2013 y que ha seguido avanzando con la reciente aprobación de la reforma político-electoral hace algunos días.

Como ha reconocido el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, gracias al impulso del gobierno y del propio Congreso, las reformas pueden sacar al país del estancamiento y contribuir a un mejor crecimiento. En esta lógica, retrasar aún más la aprobación de las reformas pendientes, amparados en un “break futbolero”, sería altamente irresponsable ante la urgencia por reactivar a nuestra economía.

En contraste, la izquierda parlamentaria, que se opone abiertamente a la Reforma Energética, sostiene que la aprobación de la legislación secundaria durante la transmisión del Mundial de futbol sería inadecuada porque tomaría a la gente “ocupada” en la dinámica futbolera y que, por ende, sería indispensable posponer la discusión de las reformas hasta julio, una vez que haya concluido la fiesta deportiva en Brasil.

El argumento del PRD se cae por su propio peso, cuando recordamos que en 2000, la elección presidencial se desarrolló durante la final de la Eurocopa y que la elección de 2006 se llevó a cabo en plena justa mundialista. En ambos casos, l@s ciudadan@s, responsablemente, cumplieron con sus obligaciones cívicas sin demérito de su afición deportiva.

BALANCE

El anuncio de las autoridades hacendarias ajustando el pronóstico de crecimiento para  2014 a una tasa real de 2.7% es, sin duda, una llamada de atención a tiempo para acelerar la aprobación de la legislación secundaria que aún se encuentra pendiente en el Congreso. Aun si lográramos crecer a la tasa pronosticada, ello no nos llevaría mucho más lejos de lo que ha sucedido en los últimos 33 años con un promedio mediocre de 2.4 por ciento. Las reformas urgen y deben aprobarse ya.

No hay tiempo que perder, senador@s y diputad@s representan a l@s ciudadanos y están obligados a continuar con su responsabilidad de tiempo completo, independientemente de la celebración del Mundial. Sería banal seguir postergando una agenda de cambios que llega tarde, casi 14 años. Con futbol o sin él, el Congreso debe desahogar los periodos extraordinarios pendientes. No hacerlo sería un autogol vergonzoso.

                Twitter: @pacoguerreroa65

Comparte esta entrada

Comentarios