El “tapón” del PAN

El retraso en la legislación político-electoral es un factor de distorsión de toda la legislación pendiente...

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 27/04/2014 00:29
El “tapón” del PAN

El PAN ha sentenciado que no habrá Reforma Energética hasta que se aprueben, en primer lugar, la Reforma Político-Electoral y, en segunda instancia, la Reforma de Telecomunicaciones. Tal y como sucedió el año pasado, los blanquiazules priorizan su agenda con cálculos propios en detrimento de otras reformas y colocan un “tapón” al avance en el Congreso.

La legislación secundaria en materia electoral es vista por el PAN como un requisito sine qua non para avanzar en otros temas. Existe una intención decidida por profundizar la centralización de las decisiones en el recién creado INE. De acuerdo a esta visión, las entidades federativas son “menores de edad” que requieren en todo momento la tutela desde la capital de la República.

En el fondo, el PAN busca extender el espíritu concentrador de la reforma constitucional a la Ley de Procedimientos y Organismos Electorales, buscando en todo momento que las decisiones cruciales en los estados sean tomadas por el INE.

De acuerdo a esta propuesta, los órganos locales electorales deberían actuar en calidad de “súbditos” de lo que se resuelva en la sede de Viaducto, Tlalpan. Existe gran resquemor de que al dejar a la soberanía de los congresos locales una parte de lo que corresponde de la legislación secundaria, los gobernadores puedan intervenir desvirtuando el planteamiento original de la reforma.

PRI y PRD tienen una interpretación distinta de los alcances de la reforma de 2013 y buscan que la relación entre el INE y los órganos electorales locales no se dé en términos de una subordinación excesiva que, en los hechos, termine desapareciéndolos. En todo caso, ambos sostienen que la posibilidad de un proceso de atracción del INE de una elección local debería darse sólo en condiciones extraordinarias y ante violaciones flagrantes.

Ante el “tapón” ocasionado por el PAN, el gobierno del presidente Peña Nieto ha buscado distender el ambiente sin caer en chantajes. En fechas recientes, se han instalado tres mesas de trabajo en materia de la Reforma Político-Electoral: una sobre el INE, obligaciones y prerrogativas; otra sobre la jurisdicción de los organismos públicos electorales locales; y una última referente al modo de aplicación y a la participación de tribunales federales y locales. La esperanza es que se pueda construir un consenso tripartita antes de que concluya este periodo ordinario.

Ante la premura del tiempo, se busca trascender las diferencias para cumplir en tiempo y forma con plazos que el propio Congreso estableció. Sin embargo, lo irreconciliable de los distintos argumentos hace pensar que la nueva legislación corre el riesgo de postergarse hasta un periodo extraordinario en mayo.

El saldo de tantos desacuerdos no podría ser peor para el INE. Es irresponsable forzar a la nueva institución a continuar operando con un régimen constitucional nuevo y, al mismo tiempo, mantener aún vivo a un código electoral que ha quedado rebasado. Este escenario genera zozobra y es una invitación permanente a impugnaciones ante el Tribunal Electoral.

El retraso en la legislación político-electoral es un factor de distorsión de toda la legislación pendiente, ya que posterga el avance en otros temas, tal y como se ha demostrado en la lamentable posposición de la Reforma Energética, misma que tendrá que esperar su turno hasta junio, siendo optimistas.

BALANCE

El gran secreto de la transición democrática residió en la capacidad de los principales actores políticos para actuar con tolerancia y altura de miras. En un ambiente de profunda desconfianza, se tuvo el talento de construir instituciones y de generar certeza a través de un orden legal congruente y ordenado.

El INE nació a la sombra de quejas y diagnósticos infundados de aquellos que fueron derrotados en las urnas. No obstante, a pesar de los vicios en su origen, el INE es ahora el instrumento que requiere del apoyo de las fuerzas políticas para contar con buenas leyes secundarias. En este tema, vamos lento y mal. Ojalá se entienda y se corrija a la brevedad. L@s legislador@s tienen la palabra.

                Twitter: @pacoguerreroa65

Comparte esta entrada

Comentarios