México: ciudadan@s desconfiad@s

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 13/04/2014 03:17
México: ciudadan@s desconfiad@s

La primera parte del siglo XX se caracterizó por una violenta revolución social, que dio paso a la construcción de instituciones y a la consolidación de un sistema político anclado al concepto de partido único. Fue hasta 1997 que la oposición logró la primera alternancia en el Poder Legislativo, seguida de la derrota presidencial del PRI, en el 2000.

Desde 1990, por acuerdos de amplio espectro entre diversas fuerzas políticas, se constituyó el IFE, con el propósito de contar con un organismo de Estado capaz de conducir el proceso electoral de acuerdo a estándares democráticos. Desde hace 23 años, el país ha invertido cantidades multimillonarias en una transición política que ha buscado dotar al ciudadan@ de un poder de decisión efectivo a través del voto libre y secreto.

Todos estos esfuerzos han dado como resultado que tengamos elecciones regulares y creíbles, que nos colocan en el concierto mundial como una nación democrática. No obstante, estos avances se ven eclipsados por una creciente percepción social de desprecio a la política, que se ve catalizada por eventos cotidianos que generan desprestigio a los partidos y a los políticos profesionales. Cada escándalo de corrupción que queda en la impunidad abona en el desánimo de amplios sectores de la población.

En días recientes, el extinto IFE dio a conocer el “Informe país sobre la calidad de la ciudadanía en México”, estudio realizado de manera conjunta con el Colmex, en el cual se presentan algunos resultados que vale la pena analizar a mayor profundidad.

De acuerdo a las cifras, 49% de l@s participantes cree que los políticos no se preocupan por lo que les suceda en su vida cotidiana; sólo 18% confía en sus diputados, mientras que 70% dijo desconfiar de los demás. En materia de seguridad y justicia, 61% de quienes sufrieron un delito prefirieron no denunciarlo. De quienes optaron por hacerlo, 63% consideró que su esfuerzo fue completamente inútil. En este mar de desilusión social, el Ejército mexicano se erige como la institución en la que más confían l@s ciudadan@s.

En la misma dirección, de acuerdo con el Índice de Corrupción de Transparencia Mexicana, el costo promedio por mordida, en el año 2011, ascendió a 167 pesos; y en el ámbito nacional, dicho costo, de manera anualizada, totalizó casi 400 mil millones de pesos. Cada año, l@s “ciudadan@s desconfiad@s” participaron en 220 millones de actos de corrupción, es decir, un promedio de dos eventos per cápita en el país.

Toda esta evidencia nos demuestra que la falta de confianza de la población se mezcla en un pernicioso coctel con enormes dosis de corrupción, misma que como lo señala el Informe Latinobarómetro más reciente, ha hecho que nuestro país sea una de las naciones latinoamericanas con mayor desencanto respecto de la democracia y la forma de gobierno.

BALANCE

Una democracia fuerte requiere de ciudadan@s comprometidos que ejerzan sus derechos políticos con convicción y firmeza. La realidad nos demuestra que el nivel de seguimiento que hacen amplios segmentos de la población a los asuntos públicos no se corresponde con la urgencia de tener electores informados.

Todo lo contrario, las nuevas generaciones utilizan gran parte de su tiempo en actividades propias de su subsistencia, dejando poco espacio a la discusión de temas políticos o comunitarios. Las redes sociales se inundan de debates más cercanos a los deportes y espectáculos, quizá porque en la política, la población encuentra pocas respuestas a sus problemas del día a día.

No puede haber una democracia verdadera sin demócratas que la construyan de manera sistematizada. A pesar de que hemos avanzado mucho en el orden electoral, aún estamos muy lejos de contar con ciudadan@s que se comprometan más allá de la crítica superficial. Esta falta de compromiso es responsabilidad de órganos electorales, partidos, gobiernos, medios de comunicación y de l@s propi@s ciudadan@s. Algo no está funcionando adecuadamente. Es hora de corregirlo.

Por vacaciones de Semana Santa, esta columna regresará el miércoles 23 de abril.

                Twitter: @pacoguerreroa65

 

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red