Legislación secundaria: ¿regresará la parálisis?

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 26/03/2014 01:57
Legislación secundaria: ¿regresará la parálisis?

El Pacto por México logró romper la maldición de la parálisis legislativa que había asolado al país durante 12 años. Con visión de Estado, la clase política decidió levantar el bloqueo a las reformas estructurales, generando esperanzas de que México saldría del estancamiento, diseñando una ruta crítica de cambios esenciales para el crecimiento y el desarrollo.

Las reformas constitucionales, aprobadas en 2013, fueron un paso gigantesco en la dirección correcta, que entusiasmaron a los mercados y a los inversionistas nacionales e internacionales. Desde este espacio señalé que, sin embargo, era indispensable “completar la faena” a través de una compleja legislación secundaria que está llamada a detallar “tiempos y movimientos” en materia energética, de telecomunicaciones y en los temas político-electorales.

A 35 días de que concluya el periodo ordinario de sesiones, la disposición para lograr acuerdos pareciera diluirse en el PAN y el PRD por distintas razones de carácter táctico. La disputa por la dirigencia blanquiazul ha profundizado las diferencias entre legisladores de ambos bandos, entorpeciendo el diálogo con el gobierno, situación que se ha agravado con el escándalo de Oceanografía.

En la misma ruta, la falta de definición sobre quién será el sustituto de Jesús Zambrano mantiene al PRD en una disyuntiva poco saludable, donde el pleito entre Marcelo Ebrard y Miguel Mancera tampoco favorece una actitud de cooperación con el régimen.

Si bien, el Pacto aún no recibe su certificado de defunción de manera oficial, sus alcances se ven cada vez más menguados por la agenda político-electoral y la construcción de eventuales candidaturas a la Cámara de Diputados, y a los procesos locales que se desarrollarán durante 2015. La cercanía de la contienda encarece los acuerdos y obliga a los actores a endurecer posiciones que en el pasado eran más razonables.

La construcción de la legislación secundaria ha sido lenta y tortuosa debido a que los partidos que colaboraron con la agenda reformista comienzan a tomar decisiones de corto plazo para satisfacer a los radicales y a sus propias “tribunas”. Se comete el error de renunciar a la contundencia de los grandes cambios por reivindicaciones simbólicas que no corresponden con el tamaño del reto que implica consolidar las reformas aprobadas en 2013.

Con los tiempos “quemados” y ante la premura que impone el calendario existe el enorme riesgo de que las fuerzas políticas decidan postergar la aprobación de la legislación secundaria o que, peor aún, cada uno de los temas no se resuelva con base en sus méritos y se comiencen a dar intercambios insanos para “equilibrar” ganancias y pérdidas.

La actitud de rechazo a priori de las dirigencias nacionales del PAN y del PRD a la iniciativa del presidente Peña Nieto en materia de telecomunicaciones es un buen ejemplo del proceso de endurecimiento que puede avizorarse para las próximas semanas. Con descalificaciones generales y planteamientos ideológicos existe el peligro de que los grandes avances del año pasado queden truncos o descafeinados.

En materia político-electoral, antes de completar la legislación correspondiente, será indispensable que el PRI, el PAN y el PRD respeten la integración de las quintetas que ha propuesto el Comité Técnico de Evaluación a la Junta de Coordinación Política y se nombre, en tiempo y forma, a l@s consejer@s del INE, evitando en todo momento que se llegue a la “decisión bizarra” de recurrir a un sorteo entre los 50 finalistas.

BALANCE

Es vital entender que las reformas constitucionales pueden ser insulsas si no se acompañan de una legislación secundaria que “aterrice”, de manera efectiva, los objetivos centrales de los cambios que se acordaron en 2013.

El peor escenario, sería regresar a las épocas de una parálisis legislativa irracional, sustentada sólo en cálculos políticos de coyuntura. Volver a un tiempo de obstruccionismo como el que vivimos en el periodo 2000-2012 sería una tragedia para el país. Es urgente recuperar la altura de miras y regresar al camino de los acuerdos. No hacerlo sería un despropósito.

                Twitter: @pacoguerreroa65

Comparte esta entrada

Comentarios