Los horrores de Michoacán

Monstruoso imaginar que en nuestro país existen territorios donde niñ@s y adolescentes se encuentran en peligro...

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 19/03/2014 03:08
Los horrores de Michoacán

Michoacán sintetiza el monumental fracaso de las estrategias gubernamentales durante los 12 años de alternancia política a nivel federal y local. En la entidad donde se dio el banderazo a la mal llamada “guerra contra el narcotráfico”, sus autoridades, habitantes y sectores productivos han sido víctimas inermes de una putrefacta combinación entre la corrupción, el narcotráfico y la ineptitud de los distintos aparatos públicos.

Ante un panorama de ruptura institucional sin precedente, el gobierno del presidente Peña Nieto se vio forzado a designar a Alfredo Castillo como representante de la Federación en la tierra de Morelos, con el propósito de rescatar a la entidad de una situación que ya se tornaba como desesperada. Como era previsible Fausto Vallejo, gobernador en funciones, ha dado la bienvenida a la intervención federal, consciente de que sus estructuras e instituciones formales se encuentran al borde del colapso.

En semanas recientes, nuestra capacidad de asombro sobre lo que acontecía en Michoacán pareciera no tener límites. La irrupción de las autodefensas; las “dos muertes” de Nazario Moreno; la aprehensión de Manuel Plancarte, sobrino de Enrique Kike Plancarte Solís, y presunto traficante de órganos de menores, y ahora, la orden de aprehensión contra Humberto Suárez López, extesorero de Lázaro Cárdenas Batel y de Leonel Godoy, son sólo la punta del iceberg de medidas emergentes que se deberán tomar para regresar al Estado a un proceso de relativa normalidad y reactivación productiva.

Entre todos los hechos descritos, destaca por su carácter sanguinario, el caso relativo a la existencia de testimonios que indican que Nazario Moreno, en complicidad con Enrique Plancarte Solís, obligaba a miembros de su organización delictiva a comer órganos humanos, como parte de un “ritual de iniciación”.

Si bien, estos testimonios de antropofagia aún no han podido ser corroborados, el comisionado Castillo ha reconocido que de lo que sí se tiene pruebas es sobre la existencia de una banda de crimen organizado que se dedicaba a secuestrar menores con el propósito de extraer sus órganos vitales.

Sea cual sea el desenlace de las pesquisas, resulta monstruoso imaginar que en nuestro país existen territorios donde niñ@s y adolescentes se encuentran en peligro de caer en las garras de sujetos sin escrúpulos ni valores humanos básicos. Este tipo de historias horrorizan a la población y son, por su carácter macabro, motivo de desprestigio para nuestro país y elementos disuasivos para la inversión productiva no sólo en Michoacán, sino en otras partes de nuestra nación.

Sumado al estupor que causa el salvajismo de los grupos delictivos, merece una mención especial la orden de aprehensión que la justicia estatal ha librado contra Humberto Suárez López, extesorero durante diez años de los gobiernos de Cárdenas y Godoy, en un contexto de presuntas irregularidades detectadas durante la administración de éste último. Cabe recordar que la actual administración del priista Fausto Vallejo denunció, desde 2012, que las finanzas de la entidad estaban en quiebra técnica.

BALANCE

Michoacán se encuentra viviendo la peor crisis de su historia. Conforme se van conociendo las crónicas de impunidad de los últimos años es que se pueden dimensionar los terribles efectos que dejan el desgobierno y la degradación social. Ahora, vemos con gran preocupación que todo lo que se permitió, al cobijo de la corrupción entre narcos y gobernantes, ha producido una verdadera narrativa del terror, de la que son víctimas l@s habitantes de un estado tan entrañable como lo es Michoacán.

La intervención del gobierno federal ha generado una moderada esperanza de que el estado de cosas pueda revertirse en mediano y largo plazos. Sin embargo, aún quedan muchas preguntas sin responder. Quizá la más delicada reside en saber ¿Qué pasó con el crecimiento de la deuda pública de la entidad que ascendió de 105.2 mdp en 2002 a 15 mil mdp en 2012?, ¿en qué se utilizaron esos recursos?.. ¿Dónde quedó la bolita?

                Twitter: @pacoguerreroa65

 

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red