Servicios públicos: ¿usuari@s a la deriva?

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 16/03/2014 01:06
Servicios públicos: ¿usuari@s  a la deriva?

Las políticas públicas exitosas se construyen con buenos diagnósticos, proyectos sólidos y mecanismos de “aterrizaje” que amortigüen las deficiencias que se presentan cuando las propuestas se transforman en realidad. Un gobernante moderno debe tener capacidad de prevención, para evitar fiascos operativos que se traducen en dolorosos fracasos políticos.

En México, la irrupción de la democracia generó altas expectativas ciudadanas bajo la premisa de que gobiernos electos, a través de la participación social, actuarían con una visión más comprometida con l@s usuari@s de los servicios públicos. Se llegó a pensar que mayor legitimidad democrática sería equivalente a políticas públicas eficaces.

Los escándalos de las últimas semanas, que van desde “muertes y resurrecciones” de importantes capos; empresas privadas, concesionarias del gobierno, que defraudan a bancos internacionales; y costosas líneas de transporte público que tienen que suspender su servicio súbitamente, son un lamentable ejemplo de que los “gobiernos democráticos” no están siendo capaces de solventar sus responsabilidades con l@s usuari@s ya sea por corrupción, ineptitud y, en los mejores casos, por pura indolencia.

En plena discusión de la legislación secundaria de la reforma constitucional en energía, el caso de Oceanografía ha complicado el proceso de negociación entre PRI y PAN, dilatando la presentación de un dictamen de consenso, que es ansiosamente esperado por inversionistas y mercados internacionales.

Utilizando argumentos evasivos, los blanquiazules buscan ganar tiempo para reorganizarse, en medio de un gran escarnio mediático y una complicada elección interna. Por un lado, Jorge Luis Preciado “levanta” a su grupo parlamentario de la mesa de negociaciones energética y por el otro, Gustavo Madero, el favorito para reelegirse como presidente del partido, intenta separar los dos temas y hace llamados para regresar al diálogo.

En la izquierda, las cosas no van mejor, el caos producido por la suspensión de la Línea 12 del Metro, enfrentó a Marcelo Ebrard con su sucesor en torno a lo que fue una de las obras magnas del gobierno anterior. La decisión de Miguel Mancera de parar el servicio de transporte público cayó como una “cubeta de agua helada” a las aspiraciones políticas de Ebrard en el futuro.

Para el gobierno del presidente Peña Nieto, las tribulaciones de los principales partidos opositores representan un gran reto político, ya que si bien, en el contraste, su gobierno sale fortalecido, en el terreno legislativo, esta crisis momentánea enrarece el ambiente y endurece las posiciones de negociación en temas como las reformas política, energética y de telecomunicaciones.

En tanto esto sucede, la opinión pública recibe torrentes de información donde el análisis objetivo, en muchas ocasiones escasea. Se percibe que los gobiernos anteriores, independientemente de su signo político han carecido de medidas de control suficiente en la ejecución de políticas públicas que se pueden explicar por inexperiencia o, en el peor de los casos, por ineptitud o complicidades.

Balance

L@s mexican@s pagamos impuestos esperando que nuestros recursos se inviertan adecuadamente para proveernos seguridad, salud, transporte y servicios cotidianos que merecemos al contribuir con nuestro trabajo diario. Por desgracia, la calidad en la prestación de los bienes públicos sigue siendo un tema pendiente en la agenda política del país.

La inexperiencia, pero también la ineptitud de muchos gobernantes han devaluado el aprecio público por la política, desencantando a las nuevas generaciones que no ven una correspondencia adecuada entre la carga fiscal de la mayoría y el otorgamiento de servicios públicos eficientes. La alternancia política es un requisito indispensable, pero no suficiente para que l@s que utilizamos los servicios puedan exigir mejores gobiernos que rindan cuentas por sus errores, pero que también reciban la recompensa del voto cuando hacen bien su trabajo. Las pifias y fiascos de las últimas semanas, nos demuestran que aún falta mucho para consolidar a nuestra democracia. En tanto l@s usuari@s seguimos a la deriva.

                Twitter: @pacoguerreroa65

Comparte esta entrada

Comentarios