La detención de El Chapo: home run para México

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 26/02/2014 02:14
La detención  de El Chapo: home run para México

En mi camino de regreso a México procedente de Tanzania, donde participé junto con Rodrigo Morales como miembro de la misión de capacitación electoral del IFE-PNUD a las autoridades de ese país, me sorprendió en Frankfurt una noticia impactante: El Chapo Guzmán había sido aprehendido durante la madrugada en Mazatlán, Sinaloa.

Por la diferencia de horario y la caída repentina de WhatsApp en la Ciudad de México, me aboqué a buscar información en la televisión de mi hotel. La noticia se difundía con velocidad en los medios internacionales. CNN internacional explicaba la trascendencia de la detención y señalaba, sin regateos, que ésta significaba un gran golpe contra el narcotráfico en México.

Con el transcurso de las horas me fue posible conseguir más información y dimensionar la importancia del operativo de la Marina. Se trataba de un evento extraordinario que terminaba con una historia de impunidad y corrupción iniciada hace 13 años. Una ráfaga de eficacia operativa por parte del gobierno de Peña Nieto que debe ser valorada en su justa dimensión.

Ni Fox ni Calderón fueron capaces de detener al prófugo que se transformaría en el imaginario colectivo, en una suerte de “Bin Laden mexicano”, que sintetizaba el poderío de los grupos criminales y que era un recuerdo permanente de la incapacidad endémica de nuestras autoridades en esa materia y un desafío constante a nuestro endeble Estado de derecho.

La información sobre el “operativo” se ha concentrado en hechos “anecdóticos” que ponen sal y pimienta a las crónicas periodísticas. Un relato sobre detalles e historias del pasado, interesante, pero insuficiente. Al transcurrir varios días, valdría la pena hacer una revisión más profunda de las implicaciones de esta captura y sus efectos en la viabilidad del proyecto político y económico del gobierno.

Me permito describir tres consecuencias inmediatas derivadas de la detención de El Chapo Guzmán que pueden ser útiles para el análisis:

1. El gobierno del presidente Peña Nieto ofrece, a través de la captura, resultados inmediatos en su lucha contra los narcotraficantes, fundamentando su estrategia en una estrecha cooperación con Estados Unidos, utilizando mecanismos de inteligencia que han probado su eficacia. Se abandonan “prácticas de choque” y se apuesta a “operativos quirúrgicos” producto de la coordinación entre distintas instituciones.

2. Se muestra un claro contraste con las administraciones anteriores, deteniendo a una leyenda de la criminalidad que se erigía como un símbolo permanente de impunidad y de fracaso de las instituciones de seguridad del país. El Chapo era considerado como uno de los hombres más ricos del mundo, circunstancia que caricaturizaba a México en la esfera mundial.

3. El gobierno manda señales que generan optimismo internacional, al conjugar buenos resultados en la concreción de reformas estructurales, que son reconocidas como indispensables para el desarrollo del país, con un nuevo estilo para combatir a los criminales que se ejemplifica con la súbita detención de El Chapo.

BALANCE

Con sagacidad, Felipe Calderón reconoció de inmediato el éxito de su sucesor al concretar una detención inesperada, bienvenida y oportuna. Por desgracia, la mezquindad sigue presente en otros actores políticos que desde su atalaya son incapaces de aceptar cuando sus adversarios políticos tienen un acierto. Destaca la reacción binaria y predecible de aquellos que califican la detención como una “cortina de humo”, cuando en realidad, ésta es un gran logro para el país en su conjunto.

Los acontecimientos de los últimos días son buenas noticias para México. Estamos urgidos de símbolos y señales que nos permitan tener esperanza de que el Estado de derecho pueda ser una realidad para las próximas generaciones. Por supuesto, la detención del capo no resuelve los problemas estructurales que nos presenta el narcotráfico. Pero sólo los fanáticos o los mal intencionados podrían negar que el hecho de que El Chapo Guzmán está nuevamente tras las rejas es un home run para todo el país.

                Twitter: @pacoguerreroa65

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red