Nuevos partidos: ¿seguirá el desencanto?

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 23/02/2014 02:32
Nuevos partidos: ¿seguirá el desencanto?

De acuerdo a la información proporcionada por el IFE recientemente, están en la antesala de conformarse como partidos políticos con registro, tres organizaciones que han logrado cumplir con los requisitos establecidos en la ley: Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Partido Encuentro Social (PES) y Partido Humanista (PH).

A partir de agosto, si así lo decide la autoridad electoral, los nuevos partidos podrán involucrarse de manera activa en el escenario político del país, compitiendo en el proceso electoral de 2015, además de participar en la bolsa millonaria de recursos que anualmente se distribuye entre aquellos que cuentan con registro oficial.

El partido de AMLO, Morena, completó 30 asambleas estatales, afiliando a 603 mil 927 militantes. El PH, dirigido por el triunvirato formado por Ricardo Pinacho Ruiz, Javier López Macías e Ignacio Irys Salomón, llevó a cabo 219 asambleas distritales, adheriendo a 250 mil ciudadanos. Finalmente, el PES, encabezado por el cuestionado Hugo Eric Flores Cervantes, logró llevar a cabo 249 asambleas distritales y afilió a 320 mil 836.

Aún faltan procedimientos administrativos para poder asegurar que las organizaciones descritas obtendrán su registro. Destaca como pendiente la rendición de cuentas sobre los recursos que se obtuvieron y utilizaron durante el proceso de formación de los partidos. De igual manera, el IFE, en una de sus últimas tareas, deberá revisar no sólo el número de asambleas y afiliados, sino asuntos de valoración por parte de los consejeros como: la membresía libre, la realización de actos democráticos y el eventual apego de los documentos básicos a los principios constitucionales.

Si se cumple toda la normativa, los partidos de “nuevo ingreso” podrán comenzar a funcionar oficialmente a partir del 1 de agosto. Desde ese momento, tendrán derecho a la repartición de las prerrogativas de ley. Se estima que, de manera conjunta, los siete partidos con registro podrían dividirse un monto de alrededor de 186 millones de pesos, considerando sólo el periodo de agosto a diciembre.

Además del financiamiento ordinario, durante 2015, año en que tendrán que obtener por lo menos 3% de la votación para mantener su registro, los tres partidos recibirán recursos extraordinarios para sufragar gastos específicos y de campaña, así como franquicias postales y telegráficas.

El modelo de fiscalización que deberá detallarse en las próximas semanas, en el marco de la legislación secundaria de la reforma político-electoral, pondrá especial atención a las finanzas de los partidos recién conformados. Vale recordar que los tres nuevos inquilinos del sistema político estarán sujetos a una revisión mucho más rígida a partir de que se autorice su registro oficial.

BALANCE

En un sistema político como el mexicano, el hecho de que un grupo de ciudadan@s decida formalizar su participación a través de un partido político es, en sí, una buena noticia para la democracia. Sin embargo, en la percepción de much@s mexican@s, un mayor número de partidos no es necesariamente algo apreciado.

Como lo demuestra la encuesta de Latinobarómetro 2013, l@s mexican@s están particularmente decepcionados de la democracia y sus efectos. De acuerdo al sondeo, México es uno de los países que presentan una disminución dramática en el apoyo a este régimen respecto del promedio de 1995, cuando se realizó por primera ocasión el estudio en referencia.

Los partidos con registro no gozan de un buen prestigio entre todo el electorado, situación que se confirma con el dato que señala que 37% de los mexicanos manifestaron que les daba igual tener un régimen democrático vis-à-vis un gobierno autoritario. Para tener éxito, los partidos recién creados deberán cambiar prácticas y costumbres si quieren atraer a nuevos electores. En tanto eso sucede, el escepticismo los acompañará hasta que den resultados.

                Twitter: @pacoguerreroa65

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red