2014: la urgencia de una regulación efectiva

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 19/01/2014 00:37
2014: la urgencia de una regulación efectiva

En 2013, las fuerzas políticas tuvieron la capacidad de romper 12 años de inmovilismo en la construcción de reformas que el país necesitaba con urgencia. En 2014, con el Pacto por México en estado terminal y una lista abultada de pendientes en la legislación secundaria que deberá resolverse desde el Congreso, existen interrogantes sobre los mecanismos de diálogo y concertación que tendrán que instrumentarse para completar el proceso de cambios que inicio el año pasado.

El peso de la negociación política para la agenda pendiente recaerá, fundamentalmente, en los líderes parlamentarios en ambas Cámaras, sin embargo, en la parte técnica de asuntos tan complejos como las reformas energética o de telecomunicaciones sería pertinente contar con un mecanismo de seguimiento para determinar no sólo los proyectos de ley que el Ejecutivo tiene que presentar ante el Congreso sino, también, todo el conjunto de reglamentos, acuerdos y normas que deberán emitir las secretarías y órganos reguladores del gobierno.

En la procuración de una mejor regulación, el Ejecutivo cuenta con un organismo denominado Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) que tiene como misión revisar que todo proyecto normativo del gobierno traiga mayores beneficios y menores costos que los anteriores.

Ante la complejidad de la nueva red regulatoria que se pretende erigir, la Cofemer debería tener un papel relevante para garantizar que la regulación derivada de las reformas constitucionales sea de calidad, clara y consistente. Esto será crucial si verdaderamente se pretende que en el terreno del juego la nueva legislación modifique el statu quo y genere condiciones atractivas para la inversión.

Con excepción del ámbito tributario, la Cofemer tiene la capacidad de revisar los proyectos normativos en el resto de las materias propias de la administración y las políticas públicas. En ese sentido, será fundamental el papel que juegue para revisar los marcos regulatorios de las reformas educativa, financiera, de telecomunicaciones y competencia, la energética y las de la materia administrativa que se deriven de la reforma política y de la creación del organismo anticorrupción.

La participación de Cofemer, que dirige Virgilio Andrade, podría potenciarse para que su estructura de técnicos especializados en materia de regulación monitoree el aterrizaje regulatorio de las reformas en el marco del Plan Nacional de Desarrollo. De igual manera, deben aprovecharse las bases de cooperación que la comisión ha construido con entidades federativas y municipios, para procurar que las regulaciones en estos niveles de gobierno coadyuven a la adecuada instrumentación de las reformas constitucionales.

BALANCE

Organismos internacionales y grandes inversionistas del exterior han elogiado la trascendencia de las reformas estructurales que lograron aprobarse durante el año pasado. De hecho, la participación del presidente Peña Nieto en el Foro Económico Mundial de Davos, que se llevará a cabo del 22 al 25 de enero, es una muestra de la gran expectativa que se ha generado en torno a México.

Mientras el Presidente expone ante un grupo de notables tan influyente como el que se reúne cada año en Suiza, en nuestro país los operadores políticos de Los Pinos seguramente acelerarán la estrategia general para avanzar en la aprobación de la legislación secundaria que, por obligación legal, debe concretarse en el Congreso.

El diablo está en los detalles y los detalles de las reformas estructurales están en la legislación secundaria. El gobierno cuenta con la experiencia y el expertise técnico de distintas instancias que, a través de los años, han capacitado a mexican@s que por su perfil profesional pueden colaborar de manera decisiva en buenas leyes con resultados favorables para todos. Cofemer existe desde 2000; ha llegado la hora de aprovechar su experiencia.

                Twitter: @pacoguerreroa65

Comparte esta entrada

Comentarios