Consecuencias de la Reforma Energética

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 11/12/2013 04:51
Consecuencias de la Reforma Energética

A César Astudillo, hombre digno y comprometido.

 

Contra viento y marea, los senadores del PAN y del PRI integrantes de las comisiones unidas de Energía, Puntos Constitucionales y de Estudios Legislativos han defendido el dictamen de la Reforma Energética que, una vez aprobado en el pleno, significará un nivel de apertura al capital privado mayor al que se había propuesto en la iniciativa del Ejecutivo.

El dictamen ha concitado el repudio generalizado de la izquierda parlamentaria y del Morena, pero al mismo tiempo, ha recogido opiniones favorables de los mercados financieros internacionales y del propio Consejo Coordinador Empresarial que, en voz de su presidente Gerardo Gutiérrez Candiani, reconoció que esta reforma es acorde a las necesidades de inversión del país y que la constitución de un Fondo Mexicano del Petróleo es un paso correcto en la eficacia, transparencia y rendición de cuentas.

Estamos cerca de una “verdadera” reforma estructural que modificará de manera sustantiva el funcionamiento del sector, cambiando el estado de cosas en el cual nos habíamos entrampado en los últimos 30 años. El presidente Peña Nieto y su partido con la colaboración responsable del PAN, han forjado una reforma histórica, similar en su relevancia a la aprobación del TLC que entró en vigor en 1994.

Pueden identificarse cinco consecuencias trascendentales para el sector energético que transformarán los esquemas de inversión, exploración y producción en las próximas décadas:

1. Todos los ingresos petroleros, con excepción de los impuestos correspondientes, serían administrados por un Fondo Soberano a través del Banco de México. El propósito es que los recursos frescos sean utilizados en resolver problemas nacionales de gran importancia, evitando que se empleen en gasto corriente o asuntos superfluos.

2. Se generan nuevas modalidades de contratos y esquemas de inversión que podrán darse en: pago directo por materia de servicios; utilidad compartida entre Estado y empresa; participación variable sobre porcentaje de producción obtenida; licencias donde se cubre el pago a la empresa una vez que hayan sido extraídos del suelo los hidrocarburos, y combinaciones de todas las modalidades descritas.

3. Pemex mantiene autonomía técnica para contratar con particulares a través de licitaciones, decidiendo de acuerdo con los intereses comerciales del Estado mexicano con qué petroleras y en qué modalidades se asocia.

4. Se crean nuevas instancias para acompañar el periodo de transición de la reforma. En un plazo de cuatro meses, después de su aprobación final, el Presidente creará el Centro Nacional de Control del Gas Natural y el Centro Nacional de Control de Energía, que operarán la red de ductos y electricidad.

5. Se pretende una transformación radical sobre el rol de Pemex y de CFE en empresas productivas del Estado, buscando a través de las leyes secundarias que el país pueda tener un proceso más ágil y moderno en lo relativo a la exploración y producción de energía en todas sus vertientes.

Balance

Al aprobarse la reforma, Peña Nieto logrará lo que Zedillo, Fox y Calderón no pudieron negociar con sus respectivas oposiciones. A un año de su mandato, el Presidente entendió que mantener el status quo de nuestro sector energético, perpetuaría la mediocridad de nuestro desarrollo económico, condenado a las generaciones futuras a un panorama desolador.

La agenda de transformaciones sigue su ruta con contratiempos y críticas propias de una sociedad “abierta y combativa”. Esta generación de nuevas reformas es sólo un primer paso que debe acompañarse en los próximos años de la legislación secundaria que permita hacer operativos los cambios aprobados.

Existe un antes y un después a los cambios profundos que se vienen procesando durante diciembre de 2013. Este año será recordado como el tiempo en que una nueva generación decidió que no era posible condenar al país al inmovilismo de los últimos 12 años. Sólo el tiempo dirá si esta apuesta es la correcta. En tanto, la mayoría ha decidido actuar. Así es la democracia.

                @pacoguerreroa65

Comparte esta entrada

Comentarios