Reforma Energética: la importancia de la certeza

COMPARTIR 
Francisco Guerrero Aguirre 08/12/2013 01:26
Reforma Energética: la importancia de la certeza

Con una velocidad inaudita se aprobó la Reforma Electoral en el Congreso, bajo la premisa de que su materialización era un requisito indispensable para avanzar en un tema esencial para la viabilidad del proyecto político y económico del presidente Peña Nieto: la Reforma Energética.

La maquinaria legislativa, como pocas veces, se aceitó para entregar resultados concretos ante la presión del tiempo y de los “cercos” que han levantado los opositores al proceso de reformas, que, de manera frenética, se han venido dando durante los últimos meses.

Las negociaciones entre senadores del PAN y del PRI con la concurrencia de miembros del gobierno federal se han acelerado en materia energética, con el convencimiento de que es indispensable la creación de un régimen de contratos lo más amplio posible en gas y petróleo con la participación de la iniciativa privada.

El acuerdo que viene forjando la coalición PAN-PRI busca que, sin llegar al extremo de la figura de las concesiones, se definan, sin margen de interpretaciones o dudas, esquemas similares que permitan con claridad la entrada de terceros a la exploración y explotación del petróleo.

Los expertos han señalado que la Reforma Energética mexicana buscaría construir un modelo con apertura similar al que se ha implementado en Brasil. Se pretende aplicar la “ronda cero” para que Pemex pueda seleccionar los campos a explotar y, simultáneamente, en los ya asignados se permita participar a las empresas privadas de capital nacional e internacional.

La negociación se ha centrado en encontrar un punto intermedio entre la iniciativa original de EPN y la propuesta más agresiva que viene defendiendo el PAN. Pareciera que hay razones para el optimismo; las declaraciones del presidente de la Comisión de Energía del Senado, David Penchyna, muestran que el acuerdo entre las dos posiciones llevará a buen puerto una reforma genuina que otorgue certeza a los inversionistas.

En el pasado, el Congreso aprobó reformas parciales en materia energética que fueron consideradas por los mercados internacionales como cosméticas, porque no generaban reglas claras que dieran seguridad a quienes buscan hacer inversiones millonarias en una industria que se caracteriza por sus riesgos y volatilidad.

Si el PAN y el PRI son capaces de aterrizar una reforma creíble que permita “sacudir” a nuestro sector energético, la nación habrá ganado una batalla formidable contra las inercias de mediocridad y planteamientos patrioteros que han generado a la postre un proceso de pauperización de Pemex y una creciente dependencia del país en gasolinas y otros productos.

La discusión de esta reforma trascendental para el futuro del país se viene dando con una presión desproporcionada de un segmento de la izquierda que pretende, a través de “viejas tácticas callejeras”, amedrentar a los representantes populares en una batalla que de antemano está perdida porque todo indica que existe un consenso sólido entre la derecha y el centro de nuestro espectro político.

Balance

Es crucial que la Reforma Energética esté blindada contra interpretaciones laxas que generen dudas en los mercados internacionales. La certeza en los términos legales, de las modificaciones constitucionales y posteriormente en la legislación secundaria, es el elemento decisivo para que estas transformaciones sean un verdadero revulsivo que genere crecimiento y empleos.

Se agotó el tiempo. Es momento de tomar decisiones con responsabilidad. Seguramente el debate sobre estos temas será ríspido e incluso dramático. Sin embargo, al final del día, el objetivo fundamental de la política en democracia es construir mayorías para que se resuelvan problemas que nos afectan a todos.

Durante 15 años, las fuerzas políticas han dado vueltas a la noria energética, con resultados muy pobres para el país. Todo indica que esta tendencia está a punto de romperse. Ojalá así sea.

                Twitter:@pacoguerreroa65

Comparte esta entrada

Comentarios