La tarea más ingrata de los militares

COMPARTIR 
Francisco Garfias 25/04/2014 01:40
La tarea más ingrata de los militares

El número de militares “comisionados” en tareas policiacas disminuyó considerablemente desde la salida de Felipe Calderón de Los Pinos. Lo confirmamos ayer con fuentes próximas a las Fuerzas Armadas.

No hay cifras oficiales, pero la cadena de noticias CNN habla de una reducción de 50 mil a 35 mil efectivos.

El fenómeno tiene su explicación. La escuchamos en boca del diputado del PRI, Alejandro Montano, militar retirado, secretario de la Comisión de Seguridad Pública en San Lázaro.

La Sedena ya no autoriza que militares en activo sean “comisionados” en tareas de seguridad de estados y municipios —como lo hacía con Felipe Calderón— porque le ha resultado muy costoso en términos de imagen.

Dio ejemplos: los “comisionados” llegan a las localidades que los solicitaron. Ponen bajo su mando a policías que sirven al crimen. La percepción de complicidad se generaliza y alcanza al militar.

“Todo el andamiaje abajo es una basura”, sostiene el legislador, sin asomo de duda.

El Ejército, por lo demás, no quiere que a los militares los confundan con policías. “Esa no es nuestra función”, sostiene.

El impacto de la disminución ya se hizo sentir en Tamaulipas. Los comisionados se fueron y dejaron un vacío. La situación se descompuso. Otra vez campea el miedo, se multiplican las extorsiones, los secuestros y el olor a muerte. No hay quién ponga un alto a los criminales.

La Sedena no sólo reintegró “comisionados”, sino que tuvo que trasladar efectivos ubicados al estado de Michoacán. Prioridad obliga.

Se vieron obligados a descobijar la entidad.

“Hay 205 mil efectivos en el Ejército. Aunque quisiéramos, no alcanza para cubrir las necesidades de seguridad que hay en el país. Todos quieren, todos demandan…”, subraya Montano.

Otro tema es el de las autodefensas. Preocupa a los militares. Saben que es un asunto muy delicado, de aristas peligrosas, que puede desbordar a las autoridades. “No es prudente mantenerlas. Se puede perder el control”, dice el legislador.

Pero añade con alivio: “El ciclo de las autodefensas afortunadamente ya terminó”.

Subraya, para concluir, que el problema de la violencia y el crimen organizado no es exclusivo de soldados y policías. “Es un tema de desarrollo”. Hay más de 50 millones de pobres en el país.

Y concluye: “Los militares son parte de la solución. No son la solución”.

Lorena Villavicencio, experredista que milita en el PRI, está resuelta a lograr lo que no pudieron ni Beatriz Paredes ni María de los Ángeles Moreno ni Rosario Guerra: echar del PRI al Príncipe de la Basura.

Encabeza un grupo de más de 700 mujeres que presionan con todo para que de una vez se expulse del partido a Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, presuntamente vinculado con una red de prostitución que hacía realidad sus fantasías sexuales.

Las mujeres elaboraron ya tres documentos que pusieron en manos del CEN del PRI y quieren ver ya al líder nacional del partido, César Camacho.

“Tiene que haber una definición al respecto. No podemos cohabitar con un individuo que no respeta a las mujeres. Es un asunto de dignidad”, resumió la ahora priista.

Y remató con una consigna que ya es su bandera de lucha: “Ni bejaranos en la política ni Cuauhtémoc Gutiérrez”.

Ya que estamos. Un grupo de diputados bejaranistas pidieron al panista José González Morfín, presidente de la Mesa Directiva en San Lázaro, una cita a nombre del presidente del PRD, Jesús Zambrano.

La solicitud provocó extrañeza en la Mesa Directiva. Zambrano se había reunido el día anterior con González Morfín para tratar el asunto de la consulta popular en materia de Reforma Energética.

El panista abrió un espacio en su apretada agenda, por tratarse del presidente del principal partido de la izquierda.

De repente la sorpresa. De última hora les avisaron que Zambrano no llegaría. Iría el secretario general del partido, Alejandro Sánchez, integrante de IDN. González Morfín mantuvo la cita. Cortesía obliga. Pero en la Mesa Directiva hubo comentarios que reflejaban irritación.

“Usaron el nombre de Zambrano para lograr la cita. Querían la foto. Silvano Aureoles (coordinador de los diputados del PRD) ni siquiera estaba enterado de la visita de Sánchez. Está que se lo lleva...”, aseguran.

Ayer les contamos en este espacio sobre la larga plática que sostuvimos con Maximiliano Zurita, director de CAF México, la empresa que construyó los trenes de la Línea 12 del Metro. Usted lo leyó. No dejó títere con cabeza.

La charla tuvo sus efectos. El hombre nos llamó para precisar: “Todos tenemos la intención de que lo más pronto vuelva a operar la Línea 12. Lo importante es que los usuarios tengan de nuevo este servicio de transporte, en beneficio de 400 mil personas que a diario lo usaban”.

El empresario confía en que pronto se tendrá una solución total a esta problemática porque, dice, el STC maneja uno de los sistemas de Metro más importante del mundo. Señaló también que el consorcio constructor tiene empresas con experiencia , como ICA, “que ha hecho gran parte de la infraestructura del país”.

“Esperamos que esto se haga realidad y no se quede sólo en buenos deseos, ya que está en juego la necesidad de este servicio de transporte público para miles de pasajeros”, subrayó.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red