El secreto de los consejeros del IFE

COMPARTIR 
Francisco Garfias 06/03/2014 01:11
El secreto de los consejeros del IFE

El palo que los senadores le dieron a los comisionados del IFAI no fue suficiente para disuadir a los cuatro consejeros que le quedan al IFE de participar en la convocatoria para el proceso de elección de los ciudadanos que ocuparán los cargos de presidente y diez consejeros del INE.

María Marván, Marco Baños, Benito Nacif y Lorenzo Córdova anunciaron ayer públicamente su decisión de buscar un lugar en el nuevo Instituto Nacional Electoral.

En el IFE nos aseguran, en corto, que el “cambio de actitud” de los diputados de distintos partidos hacia los consejeros fue definitivo para que aceptaran ir a un proceso que, aparentemente, no les da pase automático de un instituto al otro.

En las reuniones que tuvieron con representantes de las distintas fuerzas políticas quedaron convencidos de que los diputados quieren aprovechar su experiencia y conocimientos para fortalecer al INE.

“No hubo uno solo que les dijera que se fueran. La única fuerza con la que no se entrevistaron fue con el Movimiento Ciudadano. Ricardo Monreal (coordinador del grupo) los descalificó de antemano. Dijo que ninguno tenía la calidad moral para formar parte del INE”, recuerdan en el Instituto.

 El camino para llegar a esta decisión fue tortuoso. Primero les dijeron a los consejeros que ninguno de los cuatro podría presidir el IFE tras la salida de Leonardo Valdés.

Luego les hicieron saber que podrían aspirar a sentarse en el Consejo General del INE, a condición de que hicieran fila y se sometieran al procedimiento como cualquier otro aspirante.

Marván y Córdova declararon a este reportero que sólo formarían parte de la nueva autoridad electoral si les daban el pase automático. No aceptarían ser examinados nuevamente bajo ningún motivo.

Nacif y Baños fueron mucho más reservados sobre lo que sería su decisión.

¿Qué les dijeron para convencerlos? El secreto lo tienen los consejeros. Pero fuentes extraoficiales nos aseguran que los cuatro ya tendrían un lugar amarrado en el INE.

Lo de participar en la convocatoria sería una cuestión de trámite. Ya estarían aprobados por los partidos políticos.

 La decisión se dio a conocer poco antes de que en San Lázaro se cerrara el registro de aspirantes al INE.

Fuentes bien informadas nos dicen que se inscribieron poco más de 300 candidatos que aspirarían a los 11 lugares —si no incluimos a los consejeros— o nada más a siete, si ya están amarrados.

La lista la mantienen en secreto. Pero en los pasillos de la Cámara baja se manejan algunos nombres.

Anote entre los aspirantes a Luis Medina Peña, historiador, otrora subsecretario de Educación; José Fernández Santillán, maestro en ciencias políticas, traductor de Norberto Bobbio, Ciro Murayama, Rigoberto Ocampo, Víctor Vives, Marcela González y Néstor Vargas… Imposible nombrarlos a todos.

 Afirma Gustavo Madero que la información detallada sobre el escándalo de Oceanografía —empresa a la que vinculan con los hijos de Marta Sahagún— podrán ofrecerla los funcionarios que administraron Pemex en los últimos 12 años.

La magia de Google recuerda puntual los nombres de los directores de la paraestatal en esos 12 años.

En el sexenio de Fox ocuparon ese cargo Raúl Muñoz Leos (2000-2004) y Luis Ramírez Corzo (2004-2006).

Los contratos a esta truculenta empresa se triplicaron en la era de Felipe Calderón.

Durante el sexenio de este último, ocuparon la dirección de la paraestatal Jesús Reyes Heroles (2006-2009) y Juan José Suárez Coppel (2009-2012).

Madero, por lo demás, aclaró lo de su foto en un avión de Oceanografía que utilizó en una gira por Campeche. “Se trata de un servicio aéreo gestionado por el diputado Jorge Rosiñol Abreu”, dice en un comunicado.

Y más: “No existe, ni ha existido, vínculo alguno entre dicha empresa y su servidor. No conozco a sus dueños y nunca he tenido trato con ninguno de sus funcionarios u operadores”.

 Se levantó ayer el prolongado bloqueo de la Carretera México-Nogales, en su tramo de Sonora. El movimiento es resultado de la tregua que acordaron los ocho jefes de las tribus yaquis con autoridades federales, a cambio del compromiso de que sólo abrirán la llave del Acueducto Independencia para sacar agua de la presa el Novillo, en caso de que en Hermosillo se registre una sedienta emergencia.

Las autoridades federales que hace días pactaron la tregua con los jefes yaquis fueron encabezadas por el subsecretario de gobierno de la Segob, Luis Enrique Miranda, y con el titular de la Conagua, David Korenfeld, según el diputado federal del PRI, Faustino Félix.

En esta ronda ya no participó el gobierno estatal que encabeza el panista Guillermo Padrés.

El propio Félix nos hizo notar que la tregua tiene mucho que ver con los usos y costumbres de los yaquis. Ayer inició la Cuaresma. Son muy religiosos. Año con año suspenden actividades de todo tipo.

“Pero si no ven cumplimiento, volverán a bloquear la carretera después de la Cuaresma”, advierte el legislador.

 La Profepa inicia hoy jueves un nuevo proceso de inspección al controvertido proyecto comercial Dragon Mart, en Quintana Roo.

El titular de esa procuraduría, Guillermo Haro Bélchez, adelantó que no impugnará el amparo promovido por los diputados del PAN Silvia Garza Galván y Daniel Ávila Ruiz en contra del mencionado proyecto.

Los del azul consideran que afecta el medio ambiente en la zona de Cancún.

En 2012, la Procuraduría del Medio Ambiente hizo una revisión al proyecto y no encontró incumplimiento a la normatividad ambiental federal, recuerdan en el entorno de Haro Bélchez.

                www.elarsenal.net

                http://panchogarfias.blogspot.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red