Una nueva amenaza fantasma

La relación comercial con Estados Unidos a partir de la entrada del TLCAN no ha estado exenta de controversias.

COMPARTIR 
Foro Internacional Anáhuac 22/05/2014 00:00
Una nueva amenaza fantasma

Laura Coronado Contreras*

 

Para Juan Pablo

Tal pareciera que no sólo en una “galaxia muy, muy lejana” se está “peleando contra el cobro de impuestos a sistemas solares exteriores” o viendo cómo “la Federación de Comercio ha detenido todos los cargamentos dirigidos hacia el pequeño planeta Naboo”. Muestra de ello es que, en los últimos meses, dos temas comerciales han reflejado la compleja relación que México sostiene con Estados Unidos: la importación de manzana proveniente de la Unión Americana que ha afectado a agricultores de Chihuahua y la exportación de un importante excedente de azúcar mexicana que ha derivado en la solicitud de investigación de prácticas desleales por parte de productores estadunidenses.

Aunque autoridades mexicanas han señalado que se trata, en el caso del azúcar, de una “situación atípica”, lo cierto es que en otras ocasiones se han enfrentado obstáculos al ingreso de productos nacionales a dicho mercado. Las controversias por el tomate, el atún o el aguacate han sido significativas e, incluso en años recientes, se ha participado en paneles arbitrales —tanto en el sector de edulcorantes como en el de las manzanas— con el principal socio comercial de México. Sumado a ello, desde 2008 se tiene un mercado abierto para el azúcar en América del Norte, por lo que no se debe minimizar las implicaciones de este tema, que pudiera derivar de facto en un “embargo comercial”.

El caballero Jedi Qui-Gon Jinn señalaba que “tu enfoque determina tu realidad” y hoy más que nunca es trascendental que México continúe con una postura firme para defender a los productores que han logrado ser cada vez más competitivos e ingresar de manera exitosa a otros mercados. De lo contrario, no sólo se verá que se desincentiva a importantes sectores económicos, sino que no se promueve una adecuada consolidación de una de las zonas comerciales más importantes a nivel global.

Para ello, será fundamental el uso adecuado de los compromisos internacionales, tanto en el marco de la Organización Mundial del Comercio, como del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ya que, a pesar de que resulta prácticamente inevitable enfrentarse a políticas proteccionistas, existe un marco normativo que permite al país beneficiarse de la apertura comercial.

“Difícil de ver el futuro es”, como mencionaba el maestro Yoda cuando las condiciones para producir en una misma región no son similares, por lo que competir se vuelve cada vez más difícil. En el caso de los productores chihuahuenses, esto se profundiza cuando las normas de calidad no son semejantes. Por ejemplo, las manzanas exportadas por Estados Unidos no cumplen con los estándares de dicho territorio, pero han podido, no obstante, ser comercializadas en México.

Indudablemente, la relación comercial con Estados Unidos a partir de la entrada en vigor del TLCAN no ha estado exenta de importantes controversias pero, como afirmaba Palpatine, Lord Oscuro de los Sith, “si uno quiere saber el gran misterio de la fuerza, la debe estudiar desde todos sus lados”, y tal parece que aún falta por recorrer un gran camino en aras de potenciar las ventajas de pertenecer a una de las regiones más relevantes dentro de la economía mundial.

“Que la fuerza nos acompañe” en este momento crucial, ya que se puede optar por la libre competencia y el fortalecimiento de los mercados, o bien, caer en una guerra comercial que simplemente afectaría a los productores, comercializadores y consumidores de ambos países.

* Profesora de la Escuela de Relaciones Internacionales. Universidad Anáhuac México Norte.

forointernacional@anahuac.mx

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red