La geopolítica mexicana

El esfuerzo llevado a cabo en nuestro país desde febrero de 2013 muestra el diseño de una política clara y consistente.

COMPARTIR 
Foro Internacional Anáhuac 08/05/2014 00:00
La geopolítica mexicana

Por Carlos Camacho Gaos*

El manejo de las relaciones exteriores del país ha adquirido un dinamismo acertado. Se empiezan a cubrir áreas que habían quedado sin atención por múltiples razones, particularmente la región centroamericana y del Caribe.

Cuidar y atender la relación con la región próxima es parte fundamental del manejo geopolítico de la política exterior. Darle un peso específico que no compite con otro tipo de esfuerzos o escenarios de otra dimensión es conducirse adecuadamente y abrir oportunidades con muchas aristas positivas.

El esfuerzo llevado a cabo desde febrero de 2013, con la asistencia del presidente Peña Nieto a Costa Rica a la Primera Cumbre del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) y ahora reforzado con la celebración de las reu-
niones llevadas a cabo en Mérida, Yucatán, en días pasados, de la III Cumbre de la CARICOM y la VI Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe, muestra el diseño de una política clara y consistente, que tendrá como resultado beneficios en lo político, en las relaciones comerciales y de inversión, en un mayor acercamiento cultural y científico.

Estas acciones apuntalan los trabajos que se realizan en el Proyecto Mesoamérica y en el Mecanismo de Tuxtla, herramientas concretas de la política exterior del país. Toca ahora al resto de actores aprovechar las ventajas que se presentan en un marco de aceptación para incrementar los negocios en Centroamérica y el Caribe.

Las dos reuniones celebradas en Mérida tocaron temas trascendentes, que van desde la promoción del idioma español en la zona caribeña como segunda lengua, hasta temas de cooperación en agricultura, turismo y, de particular  relevancia, la concreción de una auténtica cooperación para la administración de los retos que implica el cambio climático, particularmente para las naciones insulares, con especial atención a la reducción de riesgos ante desastres naturales.

En los temas de facilitación del comercio sobresale el impulso que se pretende dar a una mejor conectividad aérea, marítima y de sistemas en la región; la consolidación de los regímenes aduanales dentro del Procedimiento Mesoamericano para el Tránsito Internacional de Mercancías, y la celebración de un encuentro empresarial de hombres de negocios de los países caribeños y de México, que abordaron infraestructura, energía renovable para pequeñas y medianas empresas y turismo sustentable. Sin necesidad de embarcarse en complicadas negociaciones para ampliar el abanico de acuerdos comerciales, la decisión de atender asuntos muy puntuales resulta eficiente y eficaz.

En ambas cumbres se abordaron temas estrictamente técnicos, lo que le dio un acertado carácter pragmático, dejando para la CELAC el manejo formal de asuntos de índole política; sin embargo, qué mejor resultado para el acercamiento político que el avance en temas reales de cooperación que se traducen en acciones concretas.

De igual manera, y con un sentido práctico, en el mismo espacio se dio una reunión del Mecanismo de Tuxtla, en el que participan Colombia, los países de Centroamérica, República Dominicana y México, en la que se abordó el progreso en la agenda de la Alianza del Pacífico y, sobre todo, se le dio materia y sustancia a este instrumento que requiere de puntos concretos de atención y actuación.

La reivindicación de la política hacia la región centroamericana y del Caribe era tarea pendiente, es parte importante del manejo geopolítico del país, haciendo sentir la presencia de manera práctica y sentando las bases para el progreso de esas naciones y de México si se saben aprovechar las oportunidades que ahora se brindan.

*Director de la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad Anáhuac México Norte.

forointernacional@anahuac.mx

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red