Multiplex parenting

Gran Bretaña anunció que para fines de 2014 podría cambiar la ley que prohíbe alterar gametos femeninos y embriones.

COMPARTIR 
Foro Internacional Anáhuac 01/05/2014 00:00
Multiplex parenting

*Jessica De Alba Ulloa

De nueva cuenta lo que ocurre en Reino Unido atrae la atención. En este caso no se trata de que el primer ministro anuncie la separación de la Unión Europea, sino de un tema aún más delicado. En una publicación anterior en este espacio, se trató sobre la inquietante posibilidad de creación de embriones que tendrían información genética de tres “papás”. La técnica se desarrollaría para prevenir que las madres transmitieran enfermedades genéticas a los bebés, cuando hubiera riesgo de una enfermedad mitocondrial. El gobierno británico ya anunció que para fin de este año 2014, probablemente se cambie la ley que prohíbe alterar gametos femeninos (óvulos) y embriones antes de insertarlos en un vientre para su desarrollo. Así, se piensa que a partir del año entrante, los primeros bebés genéticamente modificados (¿se podrán llamar BGM? Haciendo comparación con los OGM u Organismos Genéticamente Modificados, a los que la Unión Europa fue tan adversa) podrían nacer, evitando enfermedades como la distrofia muscular, problemas cardiacos o hasta la muerte.

Este asunto es muy reciente, pero ya le ha reemplazado rápidamente uno que promete ser aún más controversial; el mundo recibía la noticia de los “tres padres” y ahora queda atónito con la posibilidad de “creación” de bebés con cuatro o más “padres” genéticos… Perdón, ¿cómo dijo? Así, como se lee.

Un reconocido bioeticista de la Universidad de Manchester, John Harris, junto con dos colegas, publicó en la revista Journal of Medical Ethics su estrategia llamada “multiplex parenting” o “paternidad múltiple” (aunque el término no se puede traducir con exactitud).

Esta novedosa y escandalosa idea, es una de las consecuencias del uso de células madre para crear gametos sintéticos —o como los autores los llaman, gametos generados in vitro (IVG, por sus siglas en inglés).

Los autores consideran esta estrategia como ética, puesto que los niños traídos al mundo ¡están mejor que si nunca hubieran existido! Los usos potenciales serían en primera instancia los mismos que para la Fertilización in Vitro (FIV), como parejas que no pueden concebir; otros “clientes” para este nuevo “servicio” serían parejas del mismo sexo que quisieran tener hijos genéticamente relacionados con ellos. Pero lo más dramático sería un individuo que quisiera reproducirse sin una pareja y sin recurrir a la donación de gametos, por lo que, con esta técnica, se estaría… reproduciendo consigo mismo. Suena a locura. Eso no es todo; aunque la técnica es muy compleja, permitiría, por ejemplo, a cuatro personas ser los padres de un bebé genéticamente relacionado con todos ellos. ¿Para qué cuatro personas querrían tener un hijo? ¡Ya existen suficientes problemas cuando sólo son dos los que —teóricamente— educan! Por si fuera poco, Robert Sparrow, bioeticista australiano, advierte que estas técnicas que crean gametos “artificiales” mediante células madre, permitirían crear de dos a tres generaciones completas en un año, en lugar de 60 que requiere la reproducción natural. ¿Sci-Fi?

En las cuestiones de la biología de la reproducción, Reino Unido siempre ha estado a la vanguardia. Fue el primer país en donde se desarrollaron estudios que dieron lugar a la primera FIV en 1978. Desde entonces se inició y se ha mantenido una carrera en torno a cuestiones que tocan al ser humano y hasta a su descendencia, en la que participan países desarrollados y también aquellos interesados que le pueden inyectar mucho capital a este sector, como China.

La capacidad para crear vida debe ser algo muy apasionante; las consecuencias puede que no lo sean tanto.

*Coordinadora académica de la Escuela de Relaciones Internacionales, Universidad Anáhuac México Norte.

forointernacional@anahuac.mx

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red