Un rumor racista...

Perciben la presencia de personas no blancas como una amenaza.

COMPARTIR 
Foro Internacional Anáhuac 27/03/2014 00:00
Un rumor racista...

Yann Marcadet*

Niort es una encantadora pequeña ciudad del oeste de Francia de 60 mil habitantes. Desde hace tres años esta ciudad es el escenario de un rumor por lo menos extraño: la exalcaldesa (cuyo mandato se acabó el domingo pasado) firmó una convención para recibir y acoger familias extranjeras provenientes de los barrios populares del suburbio parisino. Por supuesto, el rumor no habla de poblaciones europeas blancas, sino africanas. Estarían alojados en un cuartel de la gendarmería o en las viviendas públicas de la comuna. Pero según un reportaje difundido por el canal de televisión nacional France 2, en enero de 2014 solamente un hogar de los 770 nuevos residentes de las viviendas públicas de Niort es originaria de los suburbios populares de París, y en ese caso tampoco se sabe si se trata de una familia de origen africana. En fin, este rumor puede ser fácilmente desmentido aunque, sin importar la razón, sigue muy presente, relatado regularmente en los medios de comunicación franceses.

El principal problema de este rumor es que liga la supuesta llegada de extranjeros a Niort con un incremento en la inseguridad, mismo que, por cierto, no se verifica si se observan las cifras de la delincuencia. Revela así claramente su aspecto racista: los inmigrantes del África subsahariana serían “forzosamente” unos delincuentes. Obviamente si un hecho delictivo menor implica a personas africanas, el rumor se reanima. Poco a poco se difundió también a otras ciudades pequeñas o medianas del oeste de Francia: Poitiers, Tulle, Limoges o Le Mans. En todas estas ciudades las personas están muchas veces de acuerdo: la población inmigrante se ve más que antes.

Y efectivamente es probablemente el caso, sin que se pueda realmente comprobar: en Francia está prohibido producir estadísticas étnicas o sobre el fenotipo, siguiendo la tradición republicana de igualdad que no toma en cuenta la religión, el color de piel o el origen étnico de los ciudadanos. La explicación de este rumor reside tal vez solamente en un fenómeno natural de mezcla de población, que explica muy bien François Gemenne, investigador en Ciencias Políticas en la Universidad de Lieja (Bélgica).

Francia es un país de inmigración, eso desde hace siglos. Después de la Segunda Guerra Mundial el contingente más importante de migrantes era originario sobre todo de las excolonias africanas: Argelia, Marruecos, Túnez y, a partir de 1970, de África subsahariana. Hoy, el número de inmigrantes en Francia es estable. Entonces, ¿por qué esta impresión actual de “cada vez son más”? La cifra que crece no es la de los migrantes, sino aquella de las personas no blancas. En efecto, los inmigrantes africanos tuvieron hijos —franceses—, nietos —franceses—, etcétera. Progresivamente, estos franceses no blancos se mezclaron con los blancos. Se mudaron a ciudades más chicas en provincia. En fin, son plenamente parte de la sociedad francesa. Su visibilidad da la impresión de un aumento en la proporción de extranjeros en Francia, lo que es una ilusión porque son franceses. Pero en ciertas pequeñas ciudades, que no tenían una tradición de inmigración, los habitantes no estaban acostumbrados a esta presencia de poblaciones no blancas. Y, desafortunadamente, unos perciben la presencia de esta gente como una amenaza, contraria a sus hábitos, a su cultura.

¿Pero a quién beneficia este rumor? La respuesta reside tal vez en los resultados de las elecciones municipales del domingo pasado: el partido antiinmigración Front National tuvo unos resultados excelentes.

* Profesor de la Escuela de Relaciones Internacionales. Universidad Anáhuac México Norte.

forointernacional@anahuac.mx

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red